En Pando, departamento de la ciudad de Cobija al extremo norte de Bolivia, destella una luz de emprendedurismo en 14 familias que unieron sus esfuerzos hace poco más de un año  para desarrollar un proyecto de piscicultura  acompañado de la protección del “Bosque de los Niños (BONI)”.Ha despertado el optimismo y la esperanza por un mayor bienestar para la comunidad en Palacio y empieza a verse entre los pobladores de Pando como una iniciativa interesante, un proyecto productivo que da “sentido de vida” para hacerlo bien,  da sus primeros frutos y un mejor futuro para sus niños.Recientemente han celebrado “El festival del Pescado” que reunió a unas 500 personas de diversas comunidades donde degustaron del pescado y conocieron los alrededores del lugar.

Un grupo de colaboradores de Fundación Avina visitó el lugar para conocer del proyecto y compartir con las familias.

“Mi padre era de Santa Cruz -Bolivia- y se quedó por acá. Y nos heredó este lugar. Nos quedamos. Nos dedicamos a la actividad agrícola pero ahora, estamos vendiendo también pescado Tambaquí y Pirapitinga  acompañado de verduras”  resaltó Rosa, que forma parte del grupo de mujeres que ahora se dedican a cocinar y ofrecen unos 5 platillos a los visitantes.