Colombia primer país en medir bienestar de sus ciudades

 

El Primer Indice de Progreso Social en este país es un aporte para medir el progreso de las ciudades en relación a los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por Naciones Unidas hacia 2030.

Colombia, es el primer modelo que permite hacer una medición del bienestar de las personas en una sociedad, de forma independiente y complementaria a las medidas económicas. Este ejercicio servirá de inspiración a otras ciudades de América Latina y del mundo.

Una de las principales conclusiones del IPS Ciudades, presentado en el marco del primer Market Place Social organizado por la Fundación Andi, subraya que en conjunto, las diez ciudades principales del país tienen un IPS promedio de 64.0 para el año 2014, puntaje que demuestra que apenas están transitando hacia niveles “medio-altos” de progreso social.

El IPS mide la satisfacción de las personas en tres áreas: necesidades básicas, elementos de bienestar y oportunidades y éstas se analizaron en 10 ciudades del país. El resultado es una radiografía completa del progreso social y del bienestar de los habitantes de Manizales, Bucaramanga, Medellín, Bogotá, Pereira, Ibagué, Barranquilla, Cali, Cartagena y Valledupar.

Fundación Avina ha venido promoviendo el Índice de Progreso Social como una medida poderosa de la inclusión desde que surgió como idea en el Foro Económico Mundial en 2009.

“El IPS Ciudades es una innovación que nace en Colombia para que las ciudades de todo el mundo cumplan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030”, expresó Cecilia Barja, Representante en Colombia de la Fundación Avina.

Es promovido por la Red de Progreso Social Colombia, que surge en torno a los debates y conclusiones del Séptimo Foro Urbano Mundial desarrollado en Medellín con la participación de Fundación Avina, Fundación Corona, Compartamos Con Colombia, Deloitte, Llorente&Cuenca, Red de Ciudades Como Vamos, Social Progress Imperative y la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes.

“Este informe constituye un hito para Colombia, precisamente cuando la comunidad internacional firma un nuevo pacto global para el desarrollo, promovido por las Naciones Unidas con la intención de construir un mundo mejor para el año 2030. Cada ciudad colombiana cuenta ahora con las herramientas necesarias para analizar, a nivel granular, cómo se desempeña” aseguró Michael Porter, presidente del Consejo de Asesores del Social Progress Imperative, en el marco del desarrollo de este análisis pionero.

Por su parte, Ángela Escallón, Directora de la Fundación Corona y vocera oficial de la Red de Progreso Social Colombia, concluyó que “El IPS Ciudades no es un indicador más, es una herramienta que permite a gobernantes locales entender cómo está su ciudad en bienestar humano y enfocar sus programas de gobierno para mejorar la calidad de vida de las personas. También es útil para el sector privado porque las empresas tienen una aproximación más acertada a las necesidades de las ciudades en las que operan y pueden promover acciones de alto impacto social y ambiental”

Resaltó que en ese sentido dicho Indice “contribuye a generar alianzas estratégicas y colaborativas que incluyen al sector público, privado y a los ciudadanos. Al tener una foto del bienestar se pueden enfocar los esfuerzos para mejorar la calidad de vida de las personas”.

Principales resultados del IPS Colombia

Sus fortalezas. Las ciudades colombianas presentan los mayores logros en el área de Agua y Saneamiento: Salvo en Ibagué y Cali, prácticamente la totalidad de los hogares urbanos tiene acceso a agua potable y saneamiento mejorado, y los niveles de satisfacción con la calidad del agua y con la infraestructura de saneamiento es alta. De igual forma, las ciudades puntúan alto en Acceso a Información y Comunicaciones. Aunque con muchas disparidades territoriales, también se han tendido a consolidar niveles “altos” en Acceso a Educación Básica y en Nutrición y Cuidados Médicos Básicos, áreas en las que el mundo ha dado un salto cualitativo en los últimos quince años de la mano de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Sus debilidades. Las mayores carencias para el bienestar humano se encuentran en la dimensión de Oportunidades. Los cuatro componentes presentan niveles de progreso social bajos (puntajes inferiores a 55). Los desafíos son especialmente importantes en materia de Tolerancia e Inclusión, que mide la capacidad de convivencia entre distintos, y de Derechos Personales, que mide la participación política, la organización cívica y la movilidad urbana. En ambos temas, Bogotá y Cali arrastran el promedio significativamente hacia abajo. Salud y Bienestar (que mide, entre otros, la esperanza de vida, la tasa de suicidios, la morbilidad temprana) y Seguridad Personal (que mide muertes por homicidios y por accidentes de tránsito) son temas centrales de la agenda de progreso social de las ciudades de Colombia.

El ranking 2014. Manizales es la primera ciudad de Colombia en progreso social. Con un puntaje de 75.5 es la única ciudad con niveles “altos” de progreso social. El grupo de ciudades líderes lo completan Bucaramanga, Bogotá, y a partir de 2011, Medellín, ciudades de progreso social “medio-alto”. Pereira, que en 2009 presentaba niveles similares a los de Medellín, se encuentra solitaria en un segundo nivel en tránsito hacia niveles “medio-altos” de progreso social. El tercer grupo lo conforman Ibagué y Barranquilla que presentan niveles “medio-bajos” de progreso social. Cali, Cartagena y Valledupar, que tienen niveles “bajos” de progreso social, de forma consistente ocuparon los tres últimos lugares del ranking en todo el periodo de análisis.

¿Qué progresos se registraron? El periodo 2009-2014 fue importante para el desarrollo urbano en Colombia. En mayor o menor medida, todas las ciudades del país incrementaron sus niveles de progreso social. En 2009, el IPS promedio de las diez ciudades era de 54.8. En apenas seis años, este se incrementó en un 17%. Salvo Valledupar (+6%), que quedó relativamente estancada en niveles “bajos”, todas las demás ciudades mejoraron al menos un piso de progreso social: Cali y Cartagena de “muy bajo” a “bajo”, Ibagué y Barranquilla de “bajo” a “medio-bajo”, Pereira, Bogotá, Medellín y Bucaramanga de “medio-bajo” a “medio-alto”. Medellín y Cartagena son las ciudades que mayores progresos realizaron (+25%).

Los mayores avances. Entre 2009 y 2014 se produjo una verdadera revolución en el acceso de los hogares urbanos del país a telefonía móvil, internet y computadoras en el hogar. El componente de Acceso a información y comunicaciones muestra un salto sin precedentes en todas las ciudades, pasando de niveles “muy bajos” a niveles “altos” (+152%). Aunque desiguales e insuficientes, también se registraron progresos importantes en todas las ciudades del país en Acceso a Educación Superior (+75%), en Seguridad Personal (+25%), salvo en Cartagena, y también en Derechos Personales (+25%), salvo en Bogotá. En estos tres casos, el impulso sirvió para revertir un panorama crítico, pasando de “niveles muy bajos” a niveles “bajos”.

Las áreas relegadas. De forma preocupante, Sustentabilidad del Ecosistema (- 8%) es el único componente en el cual se registraron retrocesos. Este mide la sostenibilidad del sistema de transporte, la contaminación por ruido, la afectación por desastres naturales y el acceso a servicio de recolección de basura. Este deterioro ha sido particularmente agudo en Cartagena, Medellín, Bucaramanga y Barranquilla. El área de la Vivienda se ha estancado en niveles de progreso “medio-bajos”, salvo en Ibagué y Bucaramanga, que muestran avances notables. Por último, la agenda de Salud y Bienestar ha quedado relegada. Se registran retrocesos en Pereira e Ibagué, mientras los avances son menores, salvo en ciudades que partían de niveles muy bajos como Manizales, Cali, Valledupar y Medellín.

 Metodología

El IPS Ciudades utiliza información recabada por la Red de Ciudades Cómo Vamos entre 2009 y 2014 para diez ciudades del país, en las cuales vive cerca del 40% de la población colombiana, dando cuenta del grado en que las ciudades analizadas, satisfacen las necesidades básicas de sus ciudadanos, les ofrecen lo necesario para mejorar su calidad de vida, protegen el medioambiente y proveen oportunidades para todos.

 

El índice genera un puntaje de 0 a 100, en dónde puntajes más altos suponen mayores niveles de progreso social, a través de la medición de 48 indicadores reagrupados en 12 componentes y 3 dimensiones.

Muchos de los indicadores son relevantes para cualquier ciudad del mundo, como la tasa de homicidios o las muertes por accidentes de tránsito medidas en el componente de Seguridad Personal, o como la esperanza de vida y la tasa de suicidios en el componente de Salud y Bienestar.

Otros han sido incluidos para dar cuenta de problemáticas específicas a las ciudades colombianas, como la tolerancia por los desplazados o la inclusión de los desmovilizados, medidos en el componente de Tolerancia e Inclusión, o como el embarazo adolescente y el trabajo infantil, ambos incluidos en el componente de Libertad Personal y de Elección.

 

 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+

Noticias Relacionadas