Primer Laboratorio de Transición Energética en Ecuador

 

Laboratorio de Transición Energética en Ecuador

9 de marzo de 2016. El primer Laboratorio de Transición Energética: Simulando Futuros Energéticos Sostenibles se realizó recientemente en Ecuador, un espacio de diálogo, aprendizaje e intercambio entre actores que representaron a más de 30 instituciones de gobierno, sociedad civil y sector empresarial.

Los participantes reflexionaron sobre la situación actual y el futuro del sector, las diversas perspectivas sobre el desarrollo de la energía en el Ecuador y la necesidad de trabajar de manera más colaborativa con el fin de generar una base de conocimiento integral requerido para adaptarnos a los eventos externos de una dinámica global cambiante y desarrollar capacidades internas necesarias para reinventarnos e influenciar el camino hacia un modelo sostenible.

“La transición hacia un modelo energético bajo en emisiones, sostenible, resiliente e inclusivo es imperativa para un país como el Ecuador, que, en el 2014, sólo contó con un 6% de energía primaria proveniente de fuentes renovables”, expresó Carolina Zambrano, punto focal regional del Fondo Verde del Clima de Fundación Avina.

“En el contexto político actual, es clave establecer un diálogo y debate multisectorial y multiactor sobre la problemática energética nacional y global, y construir una visión común sobre el modelo energético futuro del Ecuador en un contexto de inequidad y cambio climático”, sostuvo.

Uno de los resultados más relevantes del taller fue el entendimiento común de la problemática energética actual, incluyendo las perspectivas y preocupaciones de distintos sectores de la sociedad. Se discutió ampliamente sobre la idea de concentrar esfuerzos en pocas y grandes plantas hidroeléctricas, una modalidad centralizada de desarrollo energético que de cierta manera ha limitado la diversificación basada en otras fuentes de generación como la biomasa, eólica y solar, las cuales son descentralizadas y pueden jugar un rol clave para traer flexibilidad y reducir la vulnerabilidad del sistema eléctrico, mitigar impactos socio-ambientales, además de dinamizar nuevos sectores industriales y desarrollar constelaciones de pequeñas y medianas empresas.

Otro tema clave de discusión fue la continua dependencia de los combustibles fósiles y la carencia de políticas que alienten la eficiencia energética y reduzcan el desperdicio e impacto ambiental; además de la necesidad de reducir y redireccionar los actuales subsidios a los combustibles fósiles hacia incentivos dinámicos que promuevan tecnologías renovables.

Finalmente, los participantes lograron articular una visión común sostenible del sector energético y una propuesta de hoja de ruta, que incluye temas de gran relevancia como la integralidad en la planificación y el desarrollo de políticas sectoriales; la descentralización en la toma de decisiones y la infraestructura; una mejor gobernanza y planificación energética participativa; la diversificación de fuentes de generación; la gestión de la demanda a través de la educación; la correcta focalización de los subsidios energéticos y transparencia en cuanto a la política de precios; el establecimiento de un objetivo de cero combustibles fósiles en un periodo de tiempo determinado; el fortalecimiento de la seguridad energética y jurídica; la resiliencia y sostenibilidad del sistema, entre otros.

El Laboratorio de Transición evidenció que el esfuerzo conjunto transectorial e interinstitucional basado en el diálogo y el respeto, permite visualizar de manera más acertada las posibles alternativas del futuro y cómo llegar a ellas.

La iniciativa se realizó gracias al apoyo de varias organizaciones, como la Friedrich-Ebert-Stiftung (FES-ILDIS), La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Fundación Futuro Latinoamericano (FFLA) y la Universidad Leuphana de Alemania.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+

Noticias Relacionadas



The shortcode doesn't contain any grid name