Fundación Avina: La innovación como proceso colaborativo

 

Por Carlos March
Director de Comunicación Estratégica en Fundación Avina
carlos.march@avina.net

Fundación Avina fue establecida en 1994 con el objetivo inicial de fortalecer las iniciativas de líderes sociales y empresariales en América Latina para promover el desarrollo sostenible en la región. Por ser una organización dinámica en constante aprendizaje, en la actualidad Avina se abre al mundo, identificando oportunidades para impactar desde América Latina en el desarrollo sostenible global, creando condiciones favorables para que actores diversos puedan contribuir juntos al bien común, aportando a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Estas oportunidades de impacto se seleccionan en función de cuatro características: 1) su relevancia para el desarrollo sostenible; 2) su potencial de escalabilidad regional y global; 3) la existencia de brechas de colaboración entre los diversos actores – asimetrías de las dinámicas de colaboración que una vez identificadas pueden convertirse en oportunidades para aumentar el grado de colaboración y la calidad del vínculo- y 4) la presencia de puntos de inflexión, es decir, el momento crítico en que una oportunidad de cambio alcanza las condiciones de posibilidad para generar impactos en los procesos de transformación.

Las estrategias de Avina están dirigidas a generar, impulsar y profundizar procesos colaborativos que involucran a un capital social integrado por una diversidad de participantes de diferentes sectores y múltiples puntos de vista -una masa crítica equilibrada de la sociedad civil, el sector privado y el gobierno- pero que comparten una visión de futuro respecto de la sociedad en la cual actúan, adoptan metodologías sociales innovadoras y convergen en agendas compartidas para incidir positivamente en la toma de decisiones y el desarrollo de cambios sociales.

Con el fin de crear las condiciones para favorecer estos cambios sociales -transformaciones políticas, institucionales, tecnológicas, científicas o culturales que afectan de una manera duradera a la estructura o funcionamiento de una sociedad y modifica el curso de su historia-que conduzcan a cambios sistémicos en las comunidades, ciudades y países para impactar en el desarrollo sostenible, Avina enriquece los procesos colaborativos aportando inteligencia contextual que permite ver más allá de las estructuras y sesgos coyunturales y conectar perspectivas variadas desde el análisis de las diversas lógicas de diferentes contextos; fomenta la convergencia de intereses, visiones y objetivos de los participantes; promueve la articulación mediante la construcción de confianza entre diversos actores y la creación de vínculos de calidad que permitan potenciar su trabajo conjunto y ayuda a sus aliados a posicionar una visión común y agendas compartidas en diferentes áreas.

Los cambios sistémicos son aquellos que favorecen la transformación estructural contemplando todas las partes que lo conforman y las conexiones entre ellas para modificar el status quo. Son cambios resilientes, es decir que resisten retrocesos y puedan perdurar en el tiempo. Son cambios que producen impacto a escala afectando las estructuras y el contexto predominante más allá de eventos o avances aislados. Son necesarios para alcanzar el desarrollo sostenible que, por definición, es capaz de sostenerse en el largo plazo, es complejo al reflejar un número infinito de variables que no obedecen la lógica lineal de causa y efecto y es transversal al no limitarse a un sector o área.

Consideramos que dos tipos de cambios son claves en la región. Por un lado, la valorización de los bienes públicos, es decir, todo bien o servicio que está a disposición de todos en igual cantidad y calidad y que aporta a la dignidad humana, pues consideramos que a mayor cantidad y calidad de bienes públicos habrá mayor equidad, y por el otro, la transición hacia una nueva economía que promueva la sustentabilidad de la naturaleza y que contribuya al progreso social.

Avina opera nueve programas a escala regional y global que han sido construidos junto con nuestros aliados y se llevan a cabo contemplando las características particulares de los 21 países en los que operamos. Hoy, las áreas de acción son: Acceso al Agua, Ciudades Sustentables, Cambio Climático, Tecnologías para el cambio social, Indice de Progreso Social, Migraciones, Reciclaje Inclusivo, Innovación Política y Gran Chaco Americano.

Ponemos gran énfasis en el uso de herramientas de gestión basadas en resultados para medir la pertinencia y eficacia de los procesos, la evaluación del impacto de las iniciativas en las políticas públicas y la elaboración de estrategias de salida para asegurar que la sostenibilidad de las iniciativas quede en manos de los involucrados.

Plataforma de Innovación con Sentido: innovando en escala

La Plataforma de Innovación con Sentido es una alianza estratégica entre CAF Banco de Desarrollo de América Latina, Fundación Alfredo Zolezzi, Fundación Avina, Social Progress Imperative y WTT (World Transforming Technologies), un conjunto de organizaciones globales, regionales, nacionales y locales que persiguen el objetivo de aumentar la eficacia de los programas y métodos con que se asignan e invierten los recursos, haciendo converger la innovación social, tecnológica y en negocios, para lograr impactos de escala masiva y acelerar el cambio social hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Para ese fin, decidieron poner sus capacidades al servicio de la promoción de procesos colaborativos más amplios, integrando en un espacio abierto a quienes quieran sumar recursos en torno a la Innovación con Sentido.

Avina define la innovación con sentido como el proceso que articula la innovación social con la innovación tecnológica y la innovación en negocios para acelerar y escalar los cambios sistémicos, midiendo el impacto y visibilizando su trazabilidad para avanzar en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El sentido de combinar innovación social con innovación tecnológica y en negocios pasa por lograr que los bienes públicos de calidad lleguen a los segmentos sociales más vulnerables y que los bienes ecosistémicos sean protegidos e incrementados para promover el desarrollo sostenible.

La innovación social es el proceso de generación de soluciones a problemas sociales, desde la sociedad civil y en articulación con otros sectores. La principal innovación promovida desde la Plataforma es la metodología de construcción de procesos colaborativos intersectoriales. Estos procesos permiten potenciar el capital social e impulsar cambios sistémicos basados en el liderazgo comunitario articulado desde la consolidación de vínculos emotivos.

La innovación tecnológica impulsada desde la Plataforma acelera y profundiza los procesos de transformación que reducen la desigualdad en la sociedad, mitigan el impacto climático y promueven una economía de bajo carbono. La próxima revolución industrial será lo que se denomina “el internet de las cosas”, basada en chips y tecnología que le permitirá a una heladera avisar que falta leche o a un cepillo de dientes informar que tu hijo tiene placa bacteriana. Esto creará mercados que nadie está atendiendo y la plataforma de Innovación con Sentido tiene que hacer llegar esa tecnología de punta a los sectores más pobres.

La innovación en negocios busca implementar modelos de negocios que tengan en su esencia el impacto social y ambiental para establecer un sistema económico sustentable e integrador. Sobre la base de la Innovación con Sentido, es posible crear nuevos modelos de negocios en el que la sustentabilidad corporativa y la social no son dos mundos separados. Es posible terminar con la idea de mirar la intervención social (RSE) como un impuesto o costo para pasar a entenderla como una inversión, pues el dinero invertido en prevenir conflictos sociales es siempre mucho menor que el que necesita gastarse en reparar daño social, gestionar riesgo o manejar crisis.

La efectiva transformación de América Latina hacia una región inclusiva, sostenible y justa debe impulsarse desde una plataforma, no puede ser lograda desde una sociedad civil dispersa, pues se requiere aumentar y acelerar la eficacia en la generación de impacto y su escalabilidad potenciando alianzas público-privadas amplias y eficientes que lleguen a millones de personas.

Porque si bien cada año crecen los montos de la inversión social y la asistencia al desarrollo en todo el mundo, 660 millones de personas no tienen acceso al agua potable, 1.400 millones no tienen acceso a electricidad, 925 millones sufren de hambre y 836 millones viven en extrema pobreza.
Por ello, integrar y transversalizar la innovación en las dimensiones social, tecnológica y en negocios transforma América Latina optimizando la inversión social y acelerando las posibilidades de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible puedan ser alcanzados para que millones de personas de manera rápida y sostenible accedan a agua potable donde antes había sed, para que miles de recicladores presten el servicio público de recolección de residuos donde antes había basurales y se preserven los biomas y se produzca de manera sostenible donde antes había desmonte y marginación.
Avina, como coordinadora de la Plataforma de Innovación con Sentido, ha logrado articular los cinco elementos de los procesos colaborativos (innovación, capital social, visión común, agendas compartidas de acción e incidencia) con las tres innovaciones que se potencian desde la Plataforma (en lo social, en lo tecnológico y en negocios) confirmando en la realidad la hipótesis descripta precedentemente: es posible acelerar y escalar los cambios sociales hacia el desarrollo sostenible.

Inncontext: innovando contextos

InnContext es una iniciativa destinada a innovar contextos a través del poder difuso.
Los procesos y las iniciativas de transformación social que se desarrollan en contextos hostiles (delito organizado, corrupción, baja institucionalidad, poder concentrado, participación ciudadana dispersa, inequidad social) o en ausencia de contextos (falta de normativa, ambigüedad en las reglas de juego, ausencia del Estado) hacen que esos procesos se demoren, insuman más recursos, desgasten el capital social, dependan del poder de turno o directamente no se concreten. No existen proyectos sustentables en contextos inviables.
La mayoría de las organizaciones y empresas que impulsan iniciativas de impacto social se centran en evaluar la estrategia de los programas y sus impactos en la población meta, pero son escasos los que incorporan el impacto en el contexto. Las intervenciones sociales se analizan desde el poder real que tiene la organización o la empresa para impactar en la realidad, dejando de lado la construcción de poder difuso. De esta manera, las iniciativas pierden poder de incidir e impactar porque el poder real es limitado, todo lo limitado puede medirse y todo lo que puede medirse puede neutralizarse o controlarse. Por ello, tratándose de impacto social, cuanto más difuso es el poder, más concreto es el impacto.
Para demostrar cómo innovar contextos a través del poder difuso resulta fundamental en primer lugar comprender el concepto de poder difuso.
Poder difuso es la canalización de recursos tangibles e intangibles de la sociedad en pos de un objetivo de interés común. Como los recursos no son propios, conforman un poder difuso que no se puede medir ni neutralizar.
El poder de lo cotidiano (poder difuso) se estructura, se modifica o se crea a través de contextos y de la comprensión que logremos de contextos existentes o que podamos crear.
Desde el poder difuso se posicionan causas y referentes, se movilizan recursos y capital social, se incide en políticas públicas y reglas de juego privadas con el objetivo de promover contextos favorables a la dignidad humana.
Para innovar contextos, Avina diseñó tres etapas:

De esta manera, Avina se suma a la vanguardia de la triple innovación: innovar en un modelo de actuación basado en procesos colaborativos; innovar en impactar en el contexto en el que se desarrollan los programas (InnContext); innovar en un modelo colectivo (plataforma) que entiende a la innovación misma (social, tecnológica y en negocios) como insumo para acelerar y escalar la transformación (sentido).

*Este artículo forma parte de la publicación “La Innovación Social” de la Revista Española del Tercer Sector. Nº36 2017. Cuatrimestre II. Puede ver la publicación completa aquí.

Share on FacebookShare on TwitterShare on Google+

Related News



The shortcode doesn't contain any grid name