InContext 33: El Cambio Climático requiere que el ser humano cambie

 

Evidencias del cambio climático

El Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), de las Naciones Unidas, que se están presentando sus distintos capítulos a lo largo de este año, es el quinto en una serie de estudios que tienen el fin de evaluar científica, técnica y socioeconómicamente la información conocida con respecto al cambio climático, sus efectos potenciales y las alternativas de mitigación y adaptación a nuevos estándares. En este informe se detallan las principales causas del cambio climático.

La primera y más importante tiene que ver con el aumento de la temperatura media de la superficie terrestre. Tomando un periodo de 10.000 años de vida del planeta hacia el pasado se observa que no hubo aumentos significativos de la temperatura a no ser por los últimos 130 años, donde se produjo una variación de +0.78 grados en promedio. El siguiente gráfico expone con colores la temperatura terrestre entre 1901 y 2012.

Las siguientes causas tienen que ver con la antecesora, ya que el aumento de temperatura de la superficie terrestre provoca el derretimiento de hielo en los glaciares y el incremento del nivel de los mares.

Durante la última década, los glaciares que más han sufrido el aumento de temperatura y el decremento de su superficie fueron los situados en Alaska, en el Ártico Canadiense, en las montañas Asiáticas y el situado al sur de los Andes en América del Sur. La sumatoria de la pérdida de hielo de estos glaciares contabiliza el 80% desde 1992 al 2012.

Otro de los cambios importantes en el clima está relacionado al ciclo de agua en el planeta. Los mapas de las precipitaciones han cambiado rotundamente en el periodo de los años 1901 al 2010. Esto implica que si la temperatura del planeta se sigue incrementando se experimentaran eventos extremos en cuanto a precipitaciones y sequías en distintas partes del mundo. La siguiente figura muestra los cambios en los patrones y la cantidad milímetros en las precipitaciones en los últimos 112 años.

Países y contaminación

Siguiendo con las afirmaciones del 2006, este nuevo reporte del IPCC, reafirma con datos validados por múltiples fuentes que el cambio climático es una realidad a la que no podemos escapar; y que por primera vez en la historia el clima es modificado por las actividades que desarrolla el hombre y no por una causa natural.

El derecho a un desarrollo digno y la inequidad entre los países y las personas están en el centro del debate sobre quien asume los costos de los impactos del cambio climático y de quien es la responsabilidad de las emisiones; ya que en la mayoría de los casos son los países menos desarrollados los más vulnerables.

El gráfico demuestra que hay una diferencia entre las emisiones totales de CO2 por países y las emisiones per cápita, es decir las calculadas por cada habitante. Así por ejemplo EEUU tiene emisiones globales inferiores a China en términos generales pero sus emisiones per cápita son mucho más importes. Esto presenta un dilema a la hora de acordar la reducción de CO2 emitida por país a nivel global.

En la reunión de Cambio Climático realizada en Cancún en 2009 los países fijaron en 2 grados el límite máximo de elevación de la temperatura para evitar mayores desastres climáticos. También se definió que la cantidad de emisiones de CO2 entre 2000 y 2050 para mantener los 2 grados de temperatura debe ser de 1.440 Gigatoneladas (unidad de medida de las emisiones de Co2). El hecho alarmante es que sólo en 2013 las emisiones alcanzaron 36 Gigatoneladas. Las proyecciones indican que el aumento de la temperatura puede alcanzar hasta 4 grados más en el periodo 2000-2100 manteniendo este nivel de emisiones de Co2.

Lamentablemente todavía no se ha empezado la reducción de emisiones por países y a medida que pasan los años la tasa de reducción que se necesita alcanzar crece a un ritmo muy acelerado.

Por ejemplo, si se quisiera cumplir con la meta de producir 1440 GT entre los años 2000 y 2050, la reducción en emisiones, si se hubiera comenzado en 2011 hubiera sido de 3,7% por año. Sin embargo, al no haberse iniciado la disminución, de implementarse en el 2015, el porcentaje trepará a 5,3% anual y si se concretara la reducción en 2020, el porcentaje escalaría a 9%.

América latina y el Caribe frente al Cambio Climático

América latina tiene bajas emisiones de efecto invernadero en comparación a otras regiones, esto se demuestra en el gráfico anterior donde se aprecia que la relación es mayor a 20 puntos. La pregunta que surge como consecuencia del análisis es ¿por qué debe tenerse en cuenta el impacto en el cambio climático como un problema para la sociedad latinoamericana y como tema priorizado en sus políticas públicas?

La respuesta viene de la mano de cuatro puntos fundamentales.

Oportunidad para el cambio

El cambio climático dejó de ser la hipótesis de un grupo de científicos para pasar a formar parte del presupuesto público que nuestros países tienen que destinar para paliar sus daños. Ya es una condición que afecta las posibilidades de desarrollo sostenible de América Latina.

Al mismo tiempo, nos ofrece la oportunidad para generar cambios que impulsen el desarrollo de una nueva economía y aceptar la estabilidad del clima como un bien público y un derecho básico de todos los habitantes y los ecosistemas.

En 2014, las negociaciones de cambio climático de Naciones Unidas vuelven a América Latina y nos ofrecen la oportunidad de poner en valor las ventajas comparativas que el continente tiene para responder a estos nuevos desafíos, preservando nuestros bosques e incorporando las energías renovables para de a poco ir transitando hacia una economía resiliente al clima y baja en emisiones.

Para más información, escribir a: incontext@avina.net

Envío N° 33

Fuentes

 

Licencia Creative Commons

Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

Aviso legal: El contenido de este informe no representa la posición institucional de la Fundación Avina sobre los temas abordados. Cuando sea necesario explicitar posiciones institucionales de la Fundación Avina, se las identificará expresamente junto a la fuente correspondiente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+