Las empresas frente al desafío de maximizar sustentabilidad

 

El informe “Sustainability’s strategic worth” de la consultora McKinsey devela que cada vez son más las empresas que entienden a la sustentabilidad como un aspecto importante para la supervivencia a lo largo del tiempo y menos como una estrategia de marketing. El informe  muestra además que el principal obstáculo que se encuentra a la hora de implementar este tipo de estrategias es justamente su gestión. La ejecución, transparencia y sostenibilidad de los programas son los puntos que deben ser mejorados para lograr el impacto deseado.

EmpresasSustentables

Sustentabilidad en los objetivos del negocio

Según los ejecutivos entrevistados, la sostenibilidad se está convirtiendo en una parte primordial de su planificación. De hecho, el porcentaje de quienes asignan un importante valor al “alineamiento hacia una estrategia sostenible” ha crecido de 21% a 43% en el periodo estudiado. En cuanto a la sostenibilidad como “estrategia para mejorar la reputación” 35% de los sondeados la encuentran muy relevante. Finalmente, la “reducción de costos como estrategia de sostenibilidad”, ha variado en porcentaje a través de los años pero en 2014 es significativo para el 26%.

3La posición estratégica de Sostenibilidad en la agenda CEO

Para el 13% de los directores de empresa (CEO, por sus siglas en inglés) la sostenibilidad es lo más prioritario de la agenda. Si bien esta cifra aún es baja, se ha cuadruplicado en los últimos tres años. Por otra parte, otro 36% de los directores sitúan esta estrategia entre las 3 más prioritarias para sus organizaciones. La sumatoria de estos dos segmentos representa casi el 50% del total de la muestra.

4

La mejora de la reputación varía entre empresas

La mejora de la reputación es uno de los objetivos predominantes a la hora de adoptar una estrategia de sustentabilidad para las empresas. Al analizar el desglose de las acciones que se llevan a cabo para impulsar dicha estrategia resulta notoria las preferencias  por comunicar las acciones de la empresa  a los consumidores y por mantener la relación con las partes interesadas (públicos externos que ven afectados sus intereses directa o indirectamente, como los clientes, las comunidades donde se insertan las empresas, etc.). Sin embargo, los resultados varían según de industria a industria, como lo demuestra el siguiente cuadro.

1

Un dato interesante surge de la comparación del cuadro precedente que mide las acciones que mejoran la reputación y el gráfico que sigue, orientado a evaluar las acciones que sirven para maximizar el valor financiero. Si bien dos de las tres acciones mejor evaluadas son coincidentes en ambos cuadros (Comunicar sus acciones a los consumidores y mantener la relación con las partes interesadas), en la consulta referida a la perspectiva financiera, la acción de cambiar las prácticas empresariales básicas, que resultó entre las dos menos tenida en cuenta entre las acciones que mejoran la reputación, fue ponderada como la segunda acción de importancia desde el encuadre de la optimización de las finanzas.

2

Organización para la sustentabilidad

Para comprender mejor los rasgos que definen el buen desempeño de los programas de sostenibilidad en las empresas, es necesario analizar las prácticas organizativas que se llevan adelante. En este sentido, los encuestados señalan que para lograr el éxito se debe trabajar integralmente en la ejecución de los programas, incluyendo aspectos como la motivación de los empleados, la creación de capacidades y la coordinación del trabajo.

Conclusiones

A partir de los resultados del informe de McKinsey, se identifica un dato alentador que pasa por entender a la sustentabilidad como un componente alineado a la misión de la organización, más allá del aporte que brinde a la reputación. Este enfoque que liga a la sustentabilidad directamente a la misión, permite que la inversión social de una empresa se realice desde toda la estructura de manera integrada, abandonando la práctica que se instala si se adopta a la sustentabilidad como un componente de la reputación, que lleva a las organizaciones a crear áreas específicas para promoverla, pero de limitado alcance y recursos.
Otro dato interesante es que tan solo el 13% de los CEO considera a la sostenibilidad como prioridad en su agenda. Esto muestra claramente el desafío que la agenda de sostenibilidad debe afrontar para instalarse en la mesa de la toma de decisiones del mundo corporativo. La sostenibilidad parecería ser un elemento que se promueve de abajo hacia arriba o desde la presión social, pero que aún está muy lejos de ser asumido por las cabezas de las empresas.

Una llamada de alerta puede interpretarse a partir de la comparación de las acciones que mejoran la reputación y las que aportan a la maximización del valor financiero. Que el cambio de prácticas para mejorar o fortalecer la reputación no sea relevante justamente entre las acciones que buscan mejorar la reputación, puede ser el mejor indicador de que la sustentabilidad está cambiando hacia otros enfoques que ya no pasan por aportar a la reputación por la reputación misma. Pero que en el marco de las finanzas, sí se esté considerando la necesidad de promover el cambio de prácticas como la segunda acción más relevante, plantea el hecho de evaluar minuciosamente si ese cambio, en lugar de orientar la sustentabilidad como un elemento atado a la misión de la empresa, se termina orientando a la optimización financiera.

En conclusión, el informe nos muestra que las empresas y los empresarios están incrementando la importancia que otorgan a la adopción de estrategias de sustentabilidad. Sin embargo, más allá de este dato alentador, es fundamental que este sector articule sus esfuerzos con los de la sociedad civil organizada, de manera que -en base a objetivos y metas compartidos- aumenten su capacidad de impacto hacia un progreso social, generando renta y bienestar para las personas, ayudando a disminuir la pobreza y la desigualdad y asegurando la sostenibilidad del medioambiente. En síntesis, los esfuerzos deben orientarse más que a la maximización de las ganancias o las finanzas, a maximizar sustentabilidad.

Fuente

 

Envio No. 52

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

Aviso legal: El contenido de este informe no representa la posición institucional de la Fundación Avina sobre los temas abordados. Cuando sea necesario explicitar posiciones institucionales de la Fundación Avina, se las identificará expresamente junto a la fuente correspondiente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+