InContext 62: Índice de Progreso Social 2015: Latinoamérica avanza inequitativamente

 

(los gráficos son interactivos)

Progreso social se entiende como la capacidad de una sociedad de satisfacer las necesidades básicas de su población; sentar las bases y fundamentos para que sus ciudadanos y comunidades aumenten su calidad de vida; y generar las condiciones y oportunidades para que los ciudadanos alcancen todo su potencial. Según esta definición el desarrollo económico es solo uno de los aspectos a tener en cuenta para medir la capacidad de las naciones para entregar bienestar a sus habitantes. Esto es lo que el Índice de Progreso Social -impulsado por la organización Social Progress Imperative con el apoyo de la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts- trata de analizar y exponer. A continuación les presentamos los resultados de la más reciente edición del mencionado Índice.

Principales novedades del reporte

Como era previsible, no ha habido grandes cambios en los resultados obtenidos en la versión actual del reporte. Sin embargo, las pequeñas variaciones se han traducido en cambios en el ranking. Revisemos los principales datos generales. El país con mayor progreso social es Noruega, que ha obtenido una nota de 88,36 sobre un máximo posible de 100. Noruega ocupó la segunda posición en el ranking 2014(*) con un resultado de 87,58, lo que implica un avance de 0,78 puntos en el periodo. La posición de honor fue ostentada en 2014 por Suecia, quien para el 2015 ha descendido un escalón, aun cuando ha experimentado un incremento ligero de su resultado (de 87,84 a 88,06).

La lista de los 10 primeros puestos la completan otros países del norte de Europa y América y de Oceanía, a saber: Suiza (87,97), Islandia (87,62), Nueva Zelanda (87,08), Canadá (86,89), Finlandia (86,75), Dinamarca (86,73), Holanda (86,50) y Australia (86,42). Un hallazgo de interés respecto de todos los países en los primeros puestos es que en todos ellos (con la excepción de Suiza) el indicador con peor desempeño es el que representa a la sustentabilidad de los ecosistemas. Dicho de otra manera: el desarrollo económico y el medioambiente continúan peleados. A medida que vamos descendiendo en la escala otro indicador que se muestra consistentemente valores comparativamente más bajos es el de Salud y Bienestar.

Latinoamérica no aparece en el ranking hasta que llegamos al puesto 24, donde se sitúa Uruguay con 79,21 puntos. Le siguen Chile (78,29) en la posición 26 y Costa Rica (77,88) en la posición 28.

Las potencias emergentes BRICS no han experimentado variaciones importantes en las posiciones ni en sus resultados: Brasil (70,89) continua liderando el grupo ocupando la posición 42, seguido por Sudáfrica (65,64) en la posición 63, luego Rusia (63,64) en el puesto 71, China (59,07) en el 92 e India (53,06) en el 101.

Con respecto a su avance hacia el progreso social, los países con mayor crecimiento en su resultado han sido Togo (1,87 puntos de incremento), Chad (1,66 puntos) y Nepal (1,52 puntos). Sin embargo, todos ellos se sitúan por detrás del tercer cuartil del ranking (posiciones 117, 132 y 98 respectivamente) por lo que sus avances -aun siendo importantes- pasan desapercibidos.

Casi el 88% de los países analizados ha tenido algún grado de mejoría más o menos significativa en su desempeño respecto del 2014. El 12% restante -unos 16 países- ha sufrido un retroceso. Probablemente el hallazgo más preocupante (para nosotros) es que casi un tercio de dicho grupo corresponde a la región latinoamericana.

(el gráfico es interactivo)

El Progreso Social en la Región

Los países de la región se pueden dividir en tres grupos según el resultado alcanzado: Hay un primer grupo de alto desempeño (resultado superior a los 75 puntos), un segundo grupo desempeño medio (entre 65,0 y 74,99 puntos) y un tercero de desempeño limitado (resultado inferior a 65 puntos)

Los países que componen el primero grupo (y lideran el avance regional) son Uruguay (79,21), Chile (78,29) y Costa Rica (77,88). Son los mismos 3 países que lideraban el estudio en su edición 2014.

En el grupo de eficacia media se encuentran Argentina (73,08), Panamá (71,79), Brasil (70,89), Colombia (68,65), Ecuador (68,25), México (67,50), Perú (67,27) y Paraguay (67,10).

Finalmente los países en el grupo con limitado progreso social son El Salvador (64,31), Venezuela (63,45), Bolivia (63,36), República Dominicana (62,47), Nicaragua (62,20), Guatemala (62,19), Honduras (61,44) y finalmente Cuba (60,83). Llama la atención el hecho de que la mayoría de los países con bajo desempeño se concentran en Centroamérica y el Caribe.

En general, Latinoamérica mantiene un rango de puntuaciones bastante aceptable (en comparación a otras regiones en vías de desarrollo) pero preocupa el retroceso que han sufrido algunos países. En concreto, Brasil, Cuba, El Salvador, Nicaragua y Panamá puntuaron más bajo en el 2015 de lo que lo hicieron en 2014.

Es cierto que en la mayoría de los casos esta disminución ha sido marginal. Brasil por ejemplo redujo su desempeño en 0,11 puntos. Pero si tomamos en consideración que un retroceso implica cuando menos un estancamiento del avance y que el contexto económico de la región está experimentando una desaceleración acompañada de una pérdida en el poder adquisitivo de las principales monedas locales podemos inferir que en el futuro a mediano plazo vamos a tener un escenario político y social poco propenso a desterrar la pobreza, la inequidad y otros males que tradicionalmente aquejan a la región.

El avance no obstante ha sido importante para otros países. Algunos de ellos, como Bolivia, Honduras y Paraguay han logrado importantes cotas de avance a expensas del crecimiento de la mayoría de sus indicadores pero sobretodo del que se relaciona al acceso a información y comunicaciones, que en algunos casos ha tenido un crecimiento de hasta 4 puntos.

Sin duda el panorama general es alentador. Hay signos de mejora -si bien pequeños- en todos los indicadores del análisis. Nos debe preocupar no obstante que este avance sea desigual. El retroceso de 5 países -entre ellos Brasil- bien podría significar solamente un estancamiento coyuntural, pero también puede ser la punta del iceberg de un nuevo escenario sociopolítico signado por una desaceleración económica. O tal vez pueda ser interpretado como otra prueba más de que Latinoamérica sigue siendo una de las regiones más desiguales del mundo.

TABLAS DE DATOS (los gráficos son interactivos)

(*): En el reporte 2014 Noruega ocupó en realidad el 5to puesto del ranking, pero el Índice de Progreso Social ha pasado este año por un proceso de refinamiento de algunos de los indicadores utilizados, por lo cual hacemos ahora la comparación 2015 vs. 2014 aplicando los indicadores refinados a los valores obtenidos por cada país en el año anterior (rearview analysis).

Fuentes

Envio No. 62

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

Aviso legal: El contenido de este informe no representa la posición institucional de la Fundación Avina sobre los temas abordados. Cuando sea necesario explicitar posiciones institucionales de la Fundación Avina, se las identificará expresamente junto a la fuente correspondiente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+