InContext 68: #AlertaDemocrática – 4 escenarios para debatir el futuro político de la región

 

Alerta Democratica2

Un análisis por escenarios (máxime si son escenarios políticos) es un ejercicio puramente teórico pero que busca aportar elementos para el impacto en la realidad. La complejidad que presentan los diálogos e interacciones entre el sector político y la ciudadanía impide tener mucha certeza sobre la forma y el tiempo en que se resuelven el curso de la historia de los países. Sin embargo, no por ello es un ejercicio vano cuando el diálogo entre actores genera resultados concretos. La construcción de escenarios tiene un claro efecto pedagógico para quienes los construyen y puede dar lugar a acciones de incidencia para evitar los peores rasgos cuando se vayan verificando en la realidad. Visualizar -por ejemplo- un mundo tormentoso e inestable, con inmensos desiertos y grandes regiones anegadas por el agua del deshielo de los polos, donde nuestros hijos e hijas no tendrán qué comer o beber, nos ha permitido establecer toda una política global de combate al Cambio Climático, aun cuando las señales de su ominosa llegada son tan sutiles que una buena parte de la población mundial no las vislumbre. Los escenarios son por lo tanto el primer paso para comprender cómo nuestras acciones de hoy repercutirán en el futuro.

Los escenarios son hipótesis de futuro que se enmarcan en una narrativa internamente coherente. Pretenden, por ello, ser relevantes, desafiantes, factibles y claros, puesto que solo así serán útiles para el propósito definido previamente.

A partir de un proceso liderado por el Equipo de Escenarios –37 líderes de varios sectores– coordinado por Reos Partners, con apoyo de Fundación Avina, Open Society Foundations y Ford Foundation, se definieron los cuatro escenarios que se detallan seguidamente.

El contexto de los escenarios políticos para Latinoamérica 2030

La construcción de los escenarios para la democracia parte del momento clave que vive la región: Luego de varias décadas de autoritarismo y supresión de los derechos humanos, y luego de lustros de gobiernos de baja calidad institucional, Latinoamérica parece -por fin- consolidar formas de gobierno, en alguna medida, más democráticas y participativas.

Ayudados por el progreso económico (motorizado sin duda por el fortalecimiento de la extracción de materias primas y alimentos y el comercio regional con China) los países han conseguido ofrecer mejores condiciones de vida para sus ciudadanos, aumentando los niveles de salud, educación y bienestar, haciendo retroceder al hambre y la pobreza y hasta disminuyendo los niveles de desigualdad que tradicionalmente han caracterizado a la región.

Sin embargo, la bonanza económica está dando señales de agotamiento, y con ello las condiciones que sostenían esta mejora comienzan a perderse. Luego de más de una década de crecimiento sostenido del PIB, 170 millones de personas aún viven en condiciones de pobreza. Es verdad que la desigualdad ha conseguido disminuir en muchos países y a niveles históricamente bajos, pero lo ha hecho con matices. Según la CEPAL, en base a los datos del año 2013, el porcentaje de pobreza entre los niños menores de 15 años es 4 veces mayor al de las personas mayores de 65 años. Tendencias similares se pueden observar entre las personas de áreas urbanas y rurales (siendo estos últimos los más afectados por la pobreza), o entre los pueblos indígenas y el resto de los ciudadanos. Hemos conseguido reducir la desigualdad a costa de aumentarla entre sectores.

En este contexto, lo que parece ser una transformación política irreversible podría no serlo. Nuestras jóvenes democracias se ven expuestas a retrocesos, surgidos de la tentación de recurrir a las mismas soluciones erróneas y destructivas que se aplicaron en el pasado: la cooptación y concentración hegemónica del poder por el sector político-partidario dominante, la supresión de las voces disidentes, la disminución de las libertades y derechos de los ciudadanos y finalmente la construcción de estructuras de gobierno que se autosostienen prescindiendo de la sociedad. El riesgo de convertir la democracia en una máscara; una fachada.

Ante este panorama, los ciudadanos tienen a la vez el reto y la oportunidad de cambiar el curso de su futuro asumiendo su rol político, movilizándose, exigiendo transparencia y rendición de cuentas y ejerciendo sus derechos y deberes. Los escenarios que se presentan a continuación reflejan los cuatro posibles resultados de esta tensión entre la intensidad de la participación ciudadana y su capacidad de innovación política. Cada escenario tiene tendencias dominantes particulares, pero al mismo tiempo posee componentes de los otros tres.

4 escenarios2

Democracia en Transformación

Bajo este escenario, la ciudadanía consolidada como fuerza política es capaz de dialogar con las instituciones democráticas a la par que impulsa formas cada vez más eficientes de construir acción política y promover soluciones innovadoras a los problemas endémicos, ayudando a superarlos o al menos a mitigarlos.

 [table id=1 /]

Democracia en Movilización

En este escenario, la ciudadanía consigue generar innovaciones para interpelar constantemente al statu quo político, pero resulta incapaz de consolidarse como un interlocutor válido y su voz queda diluida en la diversidad y asimetría de las acciones impulsadas.

[table id=2 /]

Democracia en Tensión

En Democracia en Tensión la ciudadanía se ve incapaz de encontrar opciones inteligentes y eficaces para combatir los vicios que cooptan la administración del poder y los recursos (para-institucionalidad, corrupción, etc.). La falta de soluciones debilita su rol como contralor ciudadano, dando paso a los vicios tradicionales del ejercicio de la política (caudillismo, hegemonía político-partidaria, sistemas bipartidistas excluyentes, debilitamiento de las instituciones de control, etc.) que terminan por anular cualquier avance hacia una democracia madura y saludable.

[table id=3 /]

Democracia en Agonía

En este escenario, una ciudadanía apática y sin ideas permite la proliferación de organizaciones y personas que cooptan el poder político, utilizándolo para sus propios fines e intereses. El clientelismo, las prebendas, la impunidad permiten que los políticos corruptos se renueven en sus cargos a espaldas de los votantes, estableciendo gobiernos con diversos grados de autoritarismo, limitando o eliminando los derechos humanos y devolviendo a la región a sus peores momentos del siglo XX.

[table id=4 /]

Los cuatro escenarios presentados demarcan lo que podría ocurrir si los individuos y las instituciones emprenden uno u otro camino. La realidad será una si se transita por las vías de renovación y reforma, y otra si se antepone la disputa de poder y la tensión entre diversas fuerzas políticas y económicas bajo una democracia aparente y superficial. Un conjunto de situaciones específicas prevalecerá si es la sociedad civil la que impulsa nuevas formas de movilización democrática y presión popular más allá de la acción estatal, o si lo que predomina es el secuestro de la democracia en buena parte del territorio latinoamericano por parte del crimen organizado, la violencia, la impunidad y todo tipo de actividades ilegales.

En América Latina existe un número muy importante de procesos ciudadanos en construcción que buscan democratizar el poder y resistir -con resiliencia- los intentos de ciertos sectores por destruir las bases democráticas de nuestros sistemas. También surgen dirigentes, por dentro y fuera de los partidos políticos, que comprenden estos desafíos y tratan de diferenciarse de sus pares y de los incentivos para que el statu quo no se modifique. Amalgamar mejor estas tendencias puede ser parte de los contrapesos que la democracia en alerta debe estimular para que se impongan los mejores escenarios en la América Latina del futuro cercano.

#AlertaDemocrática

Esta edición de este InContext, así como todos los gráficos, imágenes y tablas provienen de Alerta Democrática, una iniciativa de Reos Partners con el apoyo de la Fundación Avina, la Open Society Foundations y la Ford Foundation. En esta plataforma multilingüe se pueden encontrar todos los materiales, la agenda de actividades y las noticias generadas a partir de esta iniciativa, así como las sugerencias para su mejor aprovechamiento y opciones para colaborar con su difusión.

Alerta Democratica banner

Otras fuentes

 

Envío Nro.  68

Licencia Creative Commons

Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

Aviso legal: El contenido de este informe no representa la posición institucional de la Fundación Avina sobre los temas abordados. Cuando sea necesario explicitar posiciones institucionales de la Fundación Avina, se las identificará expresamente junto a la fuente correspondiente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+