InContext 71: Los espacios públicos de calidad definen a las ciudades como bienes públicos

 

Espacio Publico

El ágora, ese espacio abierto, generalmente rectangular y completamente desprovisto de infraestructura edilicia que se encontraba en el centro de la comunidad, era -a pesar de no tener paredes, puertas, techo, ventanas o escaleras- la construcción más importante de las ciudades-estado de la Grecia antigua. Para los griegos el ágora era el alma de la ciudad. Era el lugar donde cualquiera podía expresar sus ideas; donde se votaba, donde se desarrollaba el comercio; donde se impartía la justicia; donde se ejercía cualquier forma de ciudadanía. Esto era posible porque el ágora representaba -de manera casi mística- el espacio público que todos pueden ocupar temporalmente, pero del que nadie se puede apoderar. Existía un acuerdo tácito de que la ciudad -representada por su espacio público- es de todos y para todos por igual, convirtiéndose en  un excelente ejemplo de bien público.

Asentamientos humanos insostenibles

En nuestros días, los espacios públicos han perdido misticismo. En Latinoamérica en particular, por lo general abundan las plazas descuidadas y cubiertas de basura, las calles estrechas y en mal estado, o las veredas que no facilitan la circulación de todos. Hay suficientes evidencias en cantidad, ubicación y temporalidad para validar el actual consenso de actores gubernamentales, académicos, de la sociedad civil e incluso del sector privado respeto al deterioro del espacio público frente a la “privatización de la ciudad” (shoppings, barrios cerrados, colegios privados). La privatización de los espacios públicos soluciona a corto y mediano plazo las necesidades básicas de un segmento de la población, pero complejiza el contexto a largo plazo porque genera desigualdad e impacta negativamente en el acceso a espacios públicos de calidad para el resto de los ciudadanos

En muchos países la rápida expansión no estructurada, más décadas de planificación urbana orientada a priorizar el tránsito automotor han creado mega-ciudades de gran extensión territorial. En la medida en que algunas zonas no planificadas ofrecen pocas oportunidades de trabajo, las personas se ven o obligadas a recorrer largas distancias para encontrar empleos, lo que genera congestión vehicular, contaminación y reducción general de la calidad de vida. La falta de planificación también ha dado lugar a formación de tugurios, desigualdad espacial y comunidades segregadas en muchos contextos. Más del 61% de los habitantes de África subsahariana, el 24% en América Latina y 30% en Asia ocupan tierras de manera informal. La falta de vías de circulación adecuadas y los espacios públicos limitados y de mala calidad son componentes adicionales que agravan la inequidad general predisponiendo a la aparición de conflictos sociales.

Una nueva forma de concebir a las ciudades

Se observa, no obstante, un cambio positivo en los últimos años: hay una creciente revaloración del espacio público como un espacio inclusivo, de convivencia social y de manifestación ciudadana. Crecen las intervenciones que buscan resignificar la vida en la ciudad. Abundan las acciones relacionadas a arte y cultura, movilidad, seguridad alimentaria, preservación histórica, uso de suelo, participación comunitaria y tantos otros temas de la agenda urbana que se conectan al espacio público.

Así mismo, crecen también otras iniciativas que moldean la ciudad contemporánea y van conformando otras relaciones entre los ciudadanos y nuevas espacialidades. Entre ellas destacamos por un lado las que ocupan espacios privados para construcción de bienes de interés público como los coworkings, y por otro a las relacionadas a la copropiedad, como son los sistemas de préstamo (pagado o no) de bicicletas y autos.

Los buenos espacios públicos fortalecen la cohesión de la comunidad y promueven la salud, la alegría y el bienestar de todos los ciudadanos, además de fomentar inversión, desarrollo económico y sostenibilidad ambiental. Calles y espacios públicos bien planeados y gestionados son un activo para la habitabilidad y la economía de una ciudad porque:

Octubre urbano: del Día del Hábitat al Día de las Ciudades

Según el reporte Harmonious Cities – State of the World’s Cities 2008/2009 de las Naciones Unidas la mitad de la humanidad vive hoy en ciudades, y en dos décadas, cerca de 60% de los habitantes del mundo serán ciudadanos urbanos. Con el crecimiento en tamaño y población de las ciudades, la harmonía entre los aspectos espaciales, sociales y ambientales de la ciudad y sus habitantes será un asunto de vital importancia. Dicha harmonía depende de dos pilares: la equidad y la sostenibilidad. Es por ello que la gestión de los asentamientos humanos será una prioridad de la que trata el undécimo Objetivo del Desarrollo Sostenible: “Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”

Para subrayar los desafíos de los asentamientos humanos en el mundo y comprometer a la comunidad internacional hacia una Nueva Agenda Urbana, las Naciones Unidas lanzaron en 2014 la iniciativa Octubre Urbano, una plataforma global donde los actores sociales de todos los sectores pueden converger y debatir sobre temas urbanos en torno a la Agenda de Desarrollo post 2015, y la conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Sostenible (Hábitat III)

Este año Octubre Urbano comienza el primer lunes de de ese mes con el Día Mundial del Hábitat bajo el lema “Espacios públicos para todos”. El propósito de este día es que reflexionemos sobre el estado de nuestras ciudades y el derecho básico de todos a una vivienda adecuada. Además, busca recordar al mundo que todos tenemos el poder y la responsabilidad de planear el futuro de nuestras ciudades.

Los objetivos del Día Mundial del Hábitat 2015 son:

Octubre Urbano concluirá con el Día Mundial de las Ciudades bajo el lema “Diseñadas para vivir juntos”. Se espera que el Día promueva ampliamente el interés de la comunidad internacional en la urbanización global, estimule la cooperación entre países para que se encuentren oportunidades comunes y se haga frente a desafíos de urbanización, contribuyendo al desarrollo urbano sostenible en todo el mundo.

Sin dudas, los espacios públicos juegan un papel crucial al proveer a las ciudades el apoyo clave para la interacción social, la movilidad social ascendente, el intercambio económico y la expresión cultural. Asimismo, a menudo encarnan el alma de la ciudad y su imagen y son un poderoso atractivo para las actividades económicas y la creatividad. Es por lo tanto urgente e importante incidir en la transformación y revitalización del espacio público como espacio de convivencia, inclusión económica y expresión cultural en los territorios, logrando equidad en el acceso a calidad de vida para todos los ciudadanos.

24 miradas latinoamericanas sobre Espacio Público

Este 5 de octubre se conmemora el Día Mundial del Hábitat. Fundación Avina y UN Habitat presentan esta serie de 24 videos para debatir sobre la temática. Para ver los videos haga click en el link de la imagen:

Habitat Day

Fuentes

 

Envío Nro.  71

Licencia Creative Commons

Este obra está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-SA 4.0)

Aviso legal: El contenido de este informe no representa la posición institucional de la Fundación Avina sobre los temas abordados. Cuando sea necesario explicitar posiciones institucionales de la Fundación Avina, se las identificará expresamente junto a la fuente correspondiente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+