InContext 7: La deforestación mensual equivale a la superficie de Asunción y Buenos Aires juntas

 

El Gran Chaco Americano, junto a la Amazonía, conforma la ecorregión boscosa de mayor extensión en este continente (1,2 millones de Km2). Se extiende en Argentina (46%), Bolivia (20%), Paraguay (34%) y en una ínfima porción del Brasil. Es una importante reserva de agua dulce, de energía renovable y no renovable, fuente de alimentos para sus poblaciones y el mundo y es un extenso bosque protector frente al cambio climático. Es patrimonio ancestral de más de 30 pueblos originarios y territorio del único pueblo silvícola en aislamiento voluntario fuera de la Amazonía.

Grafico adaptado de publicación en el diario La Voz de Córdoba

La Asociación Guyra Paraguay (www.guyra.org.py) sostiene que “hasta hace muy pocos años, el Gran Chaco era una ecorregión con muy pocos cambios en su paisaje natural; sin embargo, esta condición está cambiando rápidamente, (…) por el avance de la frontera agropecuaria (…)”

Guyra Paraguay es la organización encargada de llevar adelante, en alianza con Avina, un informe periódico basado en la aplicación de “Sensores Remotos y Sistemas de Información Geográfica para el Monitoreo de los Cambios del Uso de la Tierra”. A partir de la detallada información satelital, no solo elabora informes mensuales de la deforestación que sufre la zona, sino que además registra incendios, inundaciones y lleva adelante un registro de los cambios del uso de la tierra a nivel de iniciativas emergentes como la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (REDD+), enfoque que plantea una serie de incentivos para el manejo y conservación del bosque nativo.”

El objetivo de este informe es el de contar con datos duros sobre la deforestación y visibilizarlo, para alertar sobre el acelerado proceso de deforestación y generar procesos de reflexión, diálogo y agendas colectivas sobre cuál debería ser el modelo de desarrollo del Chaco.

El desafío de talar la deforestación

En el año 2012 desaparecieron 539.233 hectáreas de bosque. Del total de desmontes registrado, Paraguay tuvo la mayor cantidad de deforestación, con 268.084 hectáreas, seguido por Argentina, con un total de 235.601 ha deforestadas y Bolivia, con 46.084 hectáreas. De esta información se desprende la necesidad de coordinar políticas públicas que tiendan a mecanismos que promuevan la conservación y el desarrollo sostenible de la región por parte de los tres países.

El dato más reciente muestra la importancia de poner en el radar del planeta a este bioma de impacto mundial: en el mes de julio del presente año, se deforestaron 32.253 ha., el equivalente a la superficie de las ciudades capitales de Argentina (Buenos Aires, 20.357 ha.) y de Paraguay (Asunción, 11.344) juntas.

La deforestación cero es posible

Un dato curioso surge del análisis pormenorizado de los informes: la provincia argentina de Córdoba redujo durante un año de manera exponencial su tasa de deforestación, pasando de 3.302 ha/mes a cero deforestación en el mes de junio de 2013. Esto fue posible gracias al trabajo articulado de organizaciones sociales que monitorearon y denunciaron y de los medios de comunicación que lograron que el tema se instalara en la agenda pública. Los meses siguientes (julio y agosto) mostraron nuevamente cambios en la cobertura de 76 ha/mes que siguen siendo preocupantes, pero distan mucho de las tasas de junio de 2012.

El futuro está en el Bosque

Convencidos de que los grandes desafíos regionales, como el control de la deforestación, sólo podrán abordarse desde la colaboración multisectorial y pluricultural, un grupo de redes internacionales de organizaciones sociales, dirigentes indígenas, funcionarios públicos, productores y centros de estudios crearon RedesChaco. Es esta red de redes quien convoca los días 19 al 21 de septiembre al II Encuentro Mundial del Chaco Americano, que se realizará en Buenos Aires bajo el lema “El Bosque Invencible”.

En este Encuentro se delineará una agenda de desarrollo sostenible para la región, en el marco de la construcción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las Naciones Unidas, asegurando el protagonismo de los pueblos indígenas, las comunidades campesinas y las mujeres del Gran Chaco. A la vez, se propondrán políticas públicas que aseguren la convivencia con el Bosque Chaqueño: que promuevan y sostengan la innovación para la producción sostenible, el acceso al agua para todos los chaqueños y la adaptación al cambio climático.

Los especialistas indican que los cambios de paradigma hacia un desarrollo sustentable serán generados por la necesidad de administrar la finitud de los recursos naturales. En términos geopolíticos, puede sostenerse que establecer el gobierno democrático de los biomas y garantizar la capacidad de acceso a oportunidades de las comunidades que los habitan, serán los grandes desafíos de las próximas generaciones. En ese sentido, en el Gran Chaco Americano, uno de los biomas más importantes de la región, RedesChaco marca el camino en el presente.

Para más información, escribir a: incontext@avina.net

Envío N° 7

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

Fuentes

 

Aviso legal: El contenido de este informe no representa la posición institucional de la Fundación Avina sobre los temas abordados. Cuando sea necesario explicitar posiciones institucionales de la Fundación Avina, se las identificará expresamente junto a la fuente correspondiente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+