Costa Rica: Publican nuevo estudio sobre el impacto de la Gestión Comunitaria del Agua

 

Un nuevo estudio “Impacto de la Gestión Comunitaria del Agua en el desarrollo de Costa Rica, Retos y oportunidades de las OCSAS,  fue publicado este miércoles 22 de marzo en el marco del Día Mundial del Agua, y que destaca a las Organizaciones Comunitarias de Servicios de Agua y Saneamiento (OCSAS) como un motor para el desarrollo sostenible y la democracia en el país y la región, además de evidenciar la necesidad de que el Estado invierta en el fortalecimiento de este sistema de gestión.


Gestión ComunitariaEl impacto de la gestión comunitaria del agua en Costa Rica va más allá de la contribución a los índices de salud, a través del servicio intra-domiciliar de agua de calidad. También se ubica en la esfera de la democracia participativa, la protección ambiental y el desarrollo económico. El estudio acude a fuentes de información secundarias, testimonios de expertos y diagnósticos a una muestra de OCSAS “, destacó Lil Soto, Responsable Estrategia País de Costa Rica para Avina y Supervisora Técnica del informe.

El estudio es publicado por Fundación Avina en alianza con Fundes Latinoamérica y la colaboración técnica de la Universidad Técnica Nacional, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA)  Unión de Acueductos Comunales del Cantón de Grecia (UNAGUAS), La Confederación Latinoamericana de Organizaciones Comunitarias de Servicios de Agua y Saneamiento (CLOCSAS), Ministerio de Salud, Unión Nacional de Acueductos Comunitarios (UNAC) y la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos .

Soto resaltó que el estudio también demuestra que “Quedó evidente la necesidad de que el Estado invierta en sistemas más robustos de información en torno a la gestión comunitaria del agua de forma que se pueda diagnosticar los desafíos con mayor precisión y de esta manera, poder canalizar las inversiones en aquellos asuntos y zonas geográficas prioritarias.

Fundación Avina tiene 8 años de aportar a la gestión del conocimiento de la gestión comunitaria del agua en Latinoamérica donde según estimaciones realizadas hay cerca de 80.000 OCSAS que dan agua a más de 70 millones de habitantes.

Escucha este audio de Lil Soto también sobre el aporte de las OCSAS a nivel latinoamericano:



 Sobre las OCSAS en Costa Rica

En Costa Rica hay cerca de 1500 Organizaciones Comunitarias de Servicios de Agua y Saneamiento (OCSAS) que abastecen de este recurso a 1,3 millones de personas, lo cual representa un 28,7% de la población del país. De acuerdo con datos del AyA, ente rector del agua para consumo humano, un 84% de las OCSAS son Asociaciones Administradoras de Acueductos y Alcantarillado Comunales (ASADAS); el resto son comités de agua o asociaciones de desarrollo. Un 75% de las OCSAS se consideran pequeñas en tamaño, porque atienden cada una a 300 abonados o menos; .

A estas organizaciones se les considera escuelas de democracia participativa pues mediante asambleas sus miembros eligen las estructuras directivas, exigen rendición de cuentas y toman parte en las decisiones más relevantes de la organización comunitaria. Se estima que en el país hay más de 10 mil gestoras y gestores comunitarios que voluntariamente y ad honorem se involucran en la administración de los acueductos de su comunidad, en un ejercicio de compromiso cívico con la Nación y de solidaridad con sus vecinos.

Adicionalmente a esto, los miembros de Juntas Directivas de las OCSAS hacen un aporte no contabilizado en la gestión de estas organizaciones estimado en US$9 millones al año. Son aportes en el tiempo que dedican a las organizaciones.. La OMS estima que por cada US$1 invertido en agua potable y saneamiento, los estados ahorran gastos en salud por US$4,3.

En el ámbito ambiental se determinó que el principal impacto que generan las OCSAS al país es mediante la realización de programas ambientales para a protección del ciclo del agua.

“Las OCSAS cumplen el rol de salvaguardas de las fuentes de agua y en algunos casos, hasta en la protección de las zonas de recarga acuífera. Estudios de caso demuestran que algunas OCSAS, ya sea de forma individual o en asociación con otras OCSAS, han adquirido cientos de hectáreas en zonas críticas de recarga acuífera”,

El documento refiere a tres casos de protección del medio ambiente y el recurso hídrico: Instituto Nectandra encargada de promover la conservación y restauración de los bosques nubosos de Costa Rica a través de la educación al público, investigación científica, y gestión de cuencas, específicamente la microcuenca del río Balsa, a su vez parte de la cuenca del río San Carlos.

Una de las acciones concretas de esta organización es que ofrece préstamos ecológicos a los acueductos comunales de la cuenca con el fin de ayudarles a adquirir terrenos para la protección del recurso hídrico, de sus fuentes y zonas de recarga.

Otro de los actores comprometidos con la conservación del medio ambiente es la Federación de Acueductos de la Zona Protectora el Chayote (FEDAPRO). FEDAPRO se funda en el 2003 con el objetivo de dar protección al recurso hídrico del cantón de Naranjo, en la provincia de Alajuela. Al descubrir que obtener su propósito de manera individual era muy complicado, las ASADAS decidieron unir esfuerzos para preservar en conjunto la única zona de recarga de la región, la Zona Protectora El Chayote.

Asimismo La ASADA de Carrizal de Alajuela es  merecedora de reconocimiento por su gestión ambiental, pues ha logrado desarrollar e implementar diferentes proyectos en beneficio del recurso hídrico de la zona. Actualmente, cuenta con más de 7 hectáreas de terreno dedicadas a la conservación del agua, las cuales han sido adquiridas gracias a un programa de colaboración voluntaria.

Las OCSAS cumplen también un rol relevante en cuanto a la educación de la población sobre la importancia del ciclo del agua y sobre otros temas ambientales relacionados con la gestión del recurso hídrico.

El potencial de impacto de las OCSAS en Costa Rica puede ser multiplicado si se invierte en el fortalecimiento de estas organizaciones y sus líderes. El estudio encontró limitantes en áreas como formalización, sostenibilidad financiera, riesgos ambientales, participación comunitaria, equidad de género y renovación de liderazgo, por mencionar algunos. Falta además invertir en sistemas de información robustos que permita a los tomadores de decisión enfocar sus esfuerzos en las áreas más estratégicas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+

Noticias Relacionadas



The shortcode doesn't contain any grid name