La Acción Climática Global avanzará a pesar del Presidente Trump

 


Fundación Avina, ante la decisión del Presidente de los Estados Unidos de excluir a este país del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, y dadas sus implicaciones financieras y políticas para el alcance de las metas de reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero el compromiso de aumento de la apuesta climática que acordaron los países en diciembre de 2015,  se suma a quienes tienen la convicción de que la decisión no pondrá en riesgo la dirección del cambio global hacia un desarrollo resiliente y bajo en emisiones .

El nuevo régimen climático ya no tiene vuelta atrás

La decisión del Presidente de los Estados Unidos establece un precedente poco alentador, pero no debiera poner en riesgo el consenso alcanzado por los otros 194 países parte de la Convención. El Acuerdo representa un aporte crítico para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 °C y es indispensable para movilizar los medios necesarios que permitan reducir el riesgo de la seguridad climática de millones de personas.

Estados Unidos no será el único país no adherido al Acuerdo. Tanto Siria como Nicaragua se negaron desde un principio a firmar dicho compromiso. Sin embargo, la salida de EEUU tiene implicaciones sensibles para la agenda climática en la medida que pone la mayor economía del planeta y el segundo mayor emisor en la contramano de las metas consensuadas en París. La autoexclusión de los Estados Unidos debe ser confirmada en base a los mecanismos y controles establecidos para estos casos, y generará un cambio de roles a nivel global, así como modificaciones al financiamiento climático. Se espera, por ejemplo, que países como China, India y Canadá conviertan este episodio no deseado en oportunidad para fortalecer su liderazgo global  y reforzar sus compromisos frente al cambio climático.

El Acuerdo de París es una pieza central pero no aislada de la agenda climática actual. Su firma es el reflejo de que se ha alcanzado un punto de inflexión en el cual la mayor parte de los actores y sectores de la sociedad coinciden en la necesidad de trascender un modelo de desarrollo que es injusto, desigual e insostenible. La transición hacia un futuro resiliente, inclusivo y bajo en emisiones es imparable y la implementación de los compromisos asumidos en París avanzan en el trabajo conjunto de gobiernos y actores no-estatales. Jefes de Estado junto a líderes del sector privado, la sociedad civil, gobiernos locales y la comunidad religiosa han reafirmado su compromiso con el Acuerdo de París desde su entrada en vigencia en noviembre 2016. Solo en Estados Unidos, más de 1000 empresarios de todos los sectores y una gran cantidad de Estados federales y gobiernos locales han expresado su compromiso con el acuerdo.

Una oportunidad para América Latina

América Latina se beneficia fuertemente con una acción global frente al cambio climático, reduciendo sus vulnerabilidades y potenciando su crecimiento económico con infraestructura resiliente y baja en emisiones. Al avanzar en la implementación del Acuerdo de París, asegura inversiones de largo plazo que la ubicarán en la frontera de las tendencias económicas. Algunos países de la región entienden la oportunidad de tomar liderazgo innovador en la implementación del Acuerdo de París, como son los casos de Argentina, que ha sido unos de los primeros países del mundo en revisar su NDC y hacerlo de modo participativo, o de Costa Rica, que tiene una de las metas más ambiciosas del mundo en el largo plazo.

Fundación Avina reitera su compromiso con una agenda climática global inclusiva

Fundación Avina ha sido pionera en la agenda de acción climática, trabajando junto al gobierno del Perú y el “Lima París Action Agenda”. Hoy, más que nunca, reafirma su convicción, escalando la acción climática en América Latina a través de ActionLAC y brindando apoyo a los países en la implementación del Acuerdo de París mediante el acceso y apalancamiento de recursos junto al Fondo Verde del Clima.

Fundación Avina reitera su compromiso de seguir apoyando a las poblaciones más vulnerables del planeta que, como consecuencia de la decisión del Gobierno de Estados Unidos, estarán más expuestas a los impactos del cambio climático.  Esto requerirá no solamente fortalecer la acción climática sino también aumentar esfuerzos en las diferentes agendas que promueven una transición justa hacia un desarrollo sostenible que garantice bienestar para toda la población.

 

 

 

 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+