InContext Webinars: Nueva Agenda Urbana: entre avances y retos para su implementación

 

El acuerdo de la Nueva Agenda Urbana, suscitado en Quito durante Hábitat III, marca rumbo para orientar los esfuerzos en materia de desarrollo de las ciudades a una amplia gama de actores entre estados, líderes urbanos y regionales, donantes, Naciones Unidas y la sociedad civil para los próximos 20 años. Esta agenda sentará las bases para políticas y estrategias que se extenderán e impactarán a largo plazo.

webinarDesde esa perspectiva de análisis, InContext Webinars realizó recientemente su quinta ediciónLa Nueva Agenda Urbana (NAU), un compromiso a materializar, un futuro a construir. Balance de Hábitat III y próximos pasos donde líderes compartieron sus reflexiones sobre avances y retos de esta iniciativa. 

Resaltando la importancia de trabajar juntos en la implementación de esta iniciativa, Marcela Mondino, Gestora Regional de Ciudades Sustentables de Fundación Avina, expresó que lo alcanzado en Hábitat III “fue un hito pero también un escenario que implica reflexionar  avances y desafíos a futuro”.

Destacó la Asamblea General de Socios como un gran oportunidad de diálogo y de participación de la sociedad civil con 16 grupos en diversos temas.

Asimismo otros avances fueron la incorporación del derecho a la Ciudad en la NAU así como la incorporación de nuevos movimientos de mujeres, jóvenes como actores claves en la agenda y la valoración de la acción climática no estatal para el desarrollo urbano sostenible, resiliente y bajo en emisiones.

amanda“La Nueva Agenda Urbana es una gran conquista en la que podemos trabajar para el futuro. Un reto es cómo hacer para que la agenda sea cada vez más inclusiva…  Hablar con los jóvenes sobre los problemas de la ciudad, participar de las decisiones, cómo podemos ser parte de la solución”, dijo Amanda Segnini, Cofundadora de Engajamundo en su intervención en el webinar.

Destacó que realizarán talleres para jóvenes sobre la NAU con el fin de compartir información de por qué existe este proceso internacional, cómo afecta nuestras vidas, una metodología que hable directamente a los jóvenes para que se apropien de la agenda. Asimismo subrayó el trabajo conjunto con los gobiernos locales.

Por su parte Anaclaudia Marinhero,  Representante Regional para América Latina y el Caribe de Cities Alliances, expresó que Hábitat III fue un proceso sin precedentes a nivel de agendas globales.

Destacó que la declaración de NAU de no tener efectos vinculantes, ofreció flexibilidad para las negociaciones, dio espacio para conceptos avanzados como derecho a la ciudad, gobernanza multinivel y multiescala, la importancia de la participación, políticas nacionales urbanas, una agenda mirando las personas de forma inclusiva y referencia a la temática de género.

claudia2Comentó que este hecho viene en paralelo a la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y en especial al objetivo 11 que se centró en las ciudades para vincular la agenda urbana con la agenda global de desarrollo. “Puede ser la Agenda Urbana un marco para la implementación de los ODS”.

Expresó también que NAU tiene una visión más holística e integral: hace referencia a la gobernanza,  la dimensión social de la ciudad, legitima la necesidad de una coalición de actores que actúan a través de la responsabilidad mutua y compartida, la necesidad de establecer el proceso para la construcción de un marco político adecuado e integral y aborda los aspectos multidisciplinares como el medio ambiente, desarrollo social y económico.

Entre los desafíos a considerar hizo referencia a que falta conectar los avances técnicos con las dinámicas políticas.

“La dinámica política no está muy clara en la declaración y esto puede representar un riesgo muy grande para la implementación del partnership,  la difusión y transferencia de conocimiento posible y mecanismos de aplicación más efectivos así como fomentar la capacidad”, dijo Marinhero.

Otro elemento a considerar es “exportar la conciencia Hábitat III de Quito a la sociedad en su conjunto” pues la agenda urbana en su integralidad no es una prioridad para los ciudadanos de la ciudad, no se percibe como un todo. Esto es un punto fundamental para que los gobiernos tengan respaldo político y puedan contestar a las demandas de la ciudad mejorando la coordinación territorial de las políticas públicas en las ciudades.

Ampliar y fortalecer esfuerzos colaborativos, gobiernos, organizaciones no gubernamentales, instituciones de conocimiento e investigación y sector privado así como incorporar los principios de la Nueva Agenda Urbana, ODS y la Agenda de París en los retos cooperativos, monitoreo de las agendas globales, son otros retos que trajo Marinhero a la reflexión.

Lorena Zárate,  Presidenta de Habitat International Coalition (HIC),  resaltó que en NAU “se hizo un trabajo muy fuerte para incorporar el derecho a la ciudad.

lorena“Este derecho a la ciudad, deberá producir, habitar y disfrutar ciudades, asentamientos humanos: justos, seguros, democráticos y sostenibles… Esta agenda al principio decía no, es una agenda de temas urbanos, no de derechos humanos. Finalmente se logró que eso quedara, como parte de la coherencia que debe tener cualquier agenda, explicó Zárate.

El derecho a la ciudad es un movimiento que tiene medio siglo ya, de debate académico como de debates sociales, como implementación de políticas y marcos jurídicos a nivel local y nacional.

HIC es una red global que surgió justamente hace 40 años en el Habitat I como una red global de la sociedad civil. Actualmente iene alrededor de 400 organizaciones miembro en unos 120 países, en todas las regiones del mundo.

Un segundo punto que se incorporó, sin duda de los más difíciles de implementar para el derecho de la ciudad, es  la función social de la tierra y la propiedad.

“Esto tiene muchas implicaciones, pero sobre todo quiere decir que hay que distribuir los recursos para el uso y para el beneficio equitativo de la población, hay que evitar procesos de especulación, hay que evitar procesos de acaparamiento y de expulsión de las poblaciones.  Si lo entendemos desde un punto de vista de derechos y de la función social implica que todo el mundo tiene que tener acceso a eso, según sus recursos y su posibilidades, sin importar más bien, sus recursos y sus posibilidades”, comentó Zárate.

Otro elemento muy importante, que vino de las redes asociadas a la plataforma, fue el reconocimiento, por un lado de la economía informal, es decir de la economía de la gente, que hoy tiene que sobrevivir en la mayor parte de los países del mundo fuera del mercado formal, porque no hay opciones.

“Estamos hablando que en términos globales, es al menos la mitad de la economía, y algunos documentos hablan que es dos terceras partes o más de los nuevos empleos que se generan en el mundo a nivel global, están en ese sector. El reconocer eso, valorarlo, apoyarlo,  tratar de fortalecerlo, formalizarlo y por supuesto, la economía social y solidaria también” dijo.

Otro eje es el enfoque territorial al  ciudades o una agenda urbana, no limitándonos a una visión administrativa o político administrativa, sino a territorios, estamos hablando de cuencas, ecosistemas,  relación campo/ciudad, de lo periurbano, etc.

El espacio público es un componente central para el derecho de la ciudad,  la democratización del acceso de calidad para todos y todas las habitantes en los distintos barrios de la ciudad, reconociendo sus distintas funciones para la vida humana y la vida en colectividad.

Expresó que uno de los desafíos en la NAU es fortalecer las instituciones democráticas pues según comentó Zárate fueron borradas del texto de la agenda en la última versión.

“Es un componente clave al derecho a la ciudad, poder participar en la toma de decisiones y de hecho una profundización de la democracia… por lo que estamos viendo en el mundo hoy”, indicó.

Otro punto, sin duda hay más, que le pareció crítico, es justamente el hecho que se habla de una agenda centrada en las personas,

“Eso es cierto, y aparece en varios lugares, y esto viene de los ODS y de la discusión de la agenda llamada “Desarrollo Sostenible 2030″, pero a la vez hay contradicciones en la agenda, porque también la agenda habla, en varios lugares, de crecimiento económico sostenido. Dice sostenido e incluyente, no habla de sostenible, no. dice sostenido. Ahora, el desarrollo económico sostenido, no pone a las personas en el centro, hay que hacer esfuerzos explícitos para que pongan a las personas en el centro”, enfatizó.

Presentaciones de expositoras

Ver vídeo del webinar completo

alberto

Sobre  Incontext Webinars

Es una propuesta que impulsa Fundación Avina para profundizar los temas que se abordan en las publicaciones Incontext y abrir la posibilidad de interactuar con la audiencia y expertos latinoamericanos.

 

 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+