Chile: Dan a conocer resultados de “Radiografía del agua: Brecha y Riesgo Hídrico

 


En la quinta versión de Water Week Latinoamérica 2018 (WWLA)  se dio a conocer los resultados de la publicación “Radiografía del agua: Brecha y Riesgo Hídrico en Chile” de la iniciativa Escenarios Hídricos 2030, que deja en evidencia la  crítica situación del recurso en este país sudamericano.

La iniciativa Escenarios Hídricos 2030 (EH2030) es coordinada por Fundación Avina junto con Fundación Chile, Fundación Futuro Latinoamericano y en la que participan más de 40 instituciones vinculados al agua–, es un esfuerzo colectivo que busca construir hojas de ruta con soluciones concretas y efectivas y diferentes escenarios hídricos futuros (más pesimistas versus optimistas) que contribuyan a movilizar a los sectores para de manera conjunta dar seguridad y sustentabilidad al recurso, aportando al debate, homologando información y buscando las soluciones multipropósito que resuelvan la problemática y aseguren el desarrollo futuro del país.

Cabe destacar que la publicación,  es el primer paso de Escenario Hídricos 2030. Hoy se avanza en seis cuencas donde profundiza el análisis: Copiapó, Aconcagua, Maipo, Maule, Lebu y Baker,  lo que permitirá construir escenarios futuros al año 2030 y 2050 y hojas de ruta con soluciones concretas y mecanismos para su implementación.

El análisis de la publicación que se dio a conocer pone énfasis en dos aspectos: brecha hídrica -comparación entre la oferta y demanda de agua- y riesgo hídrico, que aborda el déficit– que se analiza en cuatro dimensiones SPEI, niveles de pozos, caudales superficiales, glaciares-, exceso y calidad del agua. La metodología de brecha hídrica aplicada en 25 de las 101 cuencas, donde se contaba  con buena información, fueron clasificadas en cuatro categorías de Brecha Hídrica: bajo, moderado, medio y alto.

De acuerdo al análisis de la oferta referencial desarrollado, se observó que el agua disponible en las diferentes cuencas hidrográficas nacionales varía y presenta una heterogeneidad importante.

En este contexto, la disponibilidad del recurso aumenta conforme se avanza desde el norte hacia el sur del país en un rango que varía entre el 0,01 en la zona norte y 3.480m3/s en cuencas de la zona austral.

Bajo este escenario, en la zona norte, las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo presentan los valores más bajos de oferta superficial y subterránea del país donde destaca las cuencas de los ríos San José, fronterizas Salar Michincha – río Loa, fronterizas salares Atacama – Socompa, Río Salado, río Los Choros, costeras entre río Choapa y río Quilimarí.

Para estimar el consumo de los diferentes sectores productivos se utilizó la metodología de Huella Hídrica directa, desarrollada por la Water Footprint Network (Holanda) y se define “como el volumen de agua fresca apropiada o no devuelta al sistema, tomando en cuenta los volúmenes de agua consumida y contaminada” y se expresa en: Huella Hídrica Azul: volumen de agua utilizada por los diferentes sectores productivos que no retorna al sistema debido a su evaporación, evapotranspiración, incorporación al producto, descarga  al mar o queda retenida en el suelo y Huella Hídrica Verde: volumen de agua lluvia utilizada por los sectores productivos que queda temporalmente almacenada en la parte superficial del suelo o en la vegetación.

Las regiones de la zona centro-sur son las que concentran el mayor consumo de Huella azul a nivel nacional, destacan las regiones del Maule (50 m3 /s); O´Higgins (46 m3 /s); y la  Región Metropolitana (36 m3 /s). En contraposición, las regiones del Biobío, Araucanía y Maule y Los Ríos, son las que poseen mayor consumos y dependencia de Huella Hídrica verde.

Brecha Hídrica               

Chile aparece dentro de los 30 países con mayor riesgo hídrico en el mundo, al año 2025 (WRI, 2015). El análisis pone énfasis en brecha hídrica -según la metodología desarrollada por la Organización Meteorológica Mundial, FAO, avalado por la Unesco y otras entidades referentes- y riesgo hídrico, que aborda la amenaza por déficit, exceso y calidad de agua.

En este contexto, las cuencas que presentan mayor brecha se encuentran en la región de Arica y Parinacota, Atacama, Coquimbo y Valparaíso. De mayor a menor brecha hídrica, las cuencas más afectadas son Río Los Choros, Río La Ligua, Río San José, Río Petorca, Río Limarí, Río Copiapó, Río Quilimarí, Costeras entre Aconcagua y Maipo y Río Elqui.

Por otra parte, las cuencas críticas en orden decreciente por sector son: Sector agrícola: Río Los Choros, Río Ligua, Río Limarí, Río Petorca y Río San José; sector energético: Río Maule y Río Biobío; sector minería: Río Los Choros, Río Salado y Río Copiapó; sector doméstico: Río Los Choros, Río San José y cuencas costeras entre Aconcagua y Maipo.

Demanda Hídrica

El estudio muestra la demanda de agua considerando los derechos de agua, captación, devolución y consumo (Huella Azul y Huella verde). De acuerdo a la publicación, el centro sur-del país lidera el consumo y captación de aguas, el que baja de manera notoria hacia los extremos del territorio nacional. Por industria, la agricultura; agua y saneamiento; y minería lideran el uso de aguas superficiales y subterráneas a nivel nacional.

Sin embargo, cuando se analiza en el territorio la demanda de los diferentes sectores, se observa que el agrícola y el energético, específicamente la hidroelectricidad, presentan la mayor vulnerabilidad para sostener su actual producción, debido a la limitada oferta referencial de agua superficial y subterránea.  Como también lo señaló el informe de la OCDE entregado a Chile el año 2016.

La investigación señala que cuando se analizan los Derechos de Agua (DAA) consuntivos permanentes, registrados en el Catastro Público de Aguas de la DGA y actualizados a diciembre de 2017, el comportamiento es similar. Las cuencas hidrográficas con mayores DAA otorgados y registrados son el río Aconcagua, río Maipo, río Maule y río Imperial con 213, 310, 257 y 309 m3/s, respectivamente. Bajo estas mismas consideraciones las cuencas con mayor número de acciones son las del río Maipo, Maule y Biobío.

Si se comparan la captación de agua desde fuentes superficiales y subterráneas con el consumo (Huella hídrica azul), se observa que la mitad del agua extraída por los diferentes usuarios del agua (captación) desde el sistema regresa a éste (devolución) pudiendo ser reutilizada; la otra mitad se consume en los procesos productivos (huella hídrica azul) debido a que se evapotranspira, se incorpora a los productos generados, es trasladada a un lugar diferente de donde se extrajo o se descarga al mar.

En el norte de Chile, el mayor consumo de agua proviene de fuentes superficiales y/o subterráneas (Huella azul) mostrando una alta dependencia a esta fuente de agua. Hacia el sur, cuando el análisis se focaliza en las Huellas hídricas verdes, la dependencia de las aguas de precipitaciones aumenta. La relevancia de esto radica en que la variación de las precipitaciones, además de tener un efecto en la disponibilidad de aguas superficiales y subterráneas, puede afectar aquellas actividades que actualmente dependen de las aguas lluvias.

Las regiones que poseen mayor consumo y dependencia de Huella Hídrica verde son Biobío, Araucanía y Maule. Las regiones con mayor consumo de Huella azul son Maule, Libertador General Bernardo O ‘ Higgins y Metropolitana.

Riesgos

Uno de los criterios abordados para determinar el riesgo hídrico corresponde al Exceso de Agua, que considera la probabilidad de que existan desastres tanto de origen geológico, hidrometeorológico y/o climático, en concreto que exponen a la población, infraestructura y sistemas a sufrir importantes pérdidas, tanto en términos de vidas humanas, económicas, medioambientales y sociales.

En este contexto, las regiones que presentan el mayor número de eventos por inundación entre 1912 y 2017, corresponden a los grandes centros urbanos, como la Región Metropolitana (138), Región del  Biobío (81), Región de La Araucanía (81), Región de Antofagasta (79) y Región de Valparaíso (74).

Por otra parte, el mapa nacional de eventos, muestra que las regiones más extremas del país presentan el menor número de registros contabilizados, en especial Aysén y Magallanes. Las otras regiones con menos eventos se ubican en el norte y corresponden a Atacama y Tarapacá.

Fuente:  Resumen Estratégico. Radiografía del Agua. Brecha y Riesgo Hídrico en Chile y Diario El Matutino.

Compartilhar no FacebookCompartilhar no TwitterCompartilhar no Google+

Notícias relacionadas



The shortcode doesn't contain any grid name