Santa Cruz: Una Panamazonía cada vez más unida para conservar el Bioma Amazónico

 

Los logros de la estrategia son muchos y alcanzan a seis países de la cuenca amazónica y redes en Surinam. Uno de ellos es el fortalecimiento significativo de diversos actores y organizaciones de la Panamazonía.

Innovadores sociales con visiones poderosas y en colaboración con otros, son las claves del cambio para la conservación del Bioma Amazónico. Este es el valor compartido de la Alianza entre Fundación Avina y Skoll Foundation, con el cual iniciaron una travesía amazónica hace seis años.

Sus enfoques estratégicos se complementan: redes de colaboración entre distintos actores (Avina) y ecosistemas de emprendedores sociales que escalan e impactan (Skoll).

“Desde hace 6 años, cuando iniciamos esta fructífera alianza con Skoll, hemos logrado trabajar en 6 países de la cuenca (Brasil, Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú, Venezuela), y luego con redes también en Surinam, tratando de fortalecer un capital social, vínculos y actores de la sociedad civil panamazónica, pues antes era muy difícil de lograr que los actores de diferentes países se reconocieran como amazónicos. Logramos invertir alrededor de 12 millones de dólares y apoyar y fortalecer más de 100 organizaciones. Ahora continuaremos capitalizando los aprendizajes y seguiremos escuchando a los actores que están en el territorio. Para nosotros este es un momento muy importante”, destacó Gabriel Baracatt, director de Fundación Avina, el miércoles durante la apertura del Encuentro Internacional ““Hacia una Gestión Territorial Sostenible: Conceptos, experiencias y visiones de la Panamazonía” que reúne a más de 100 líderes de la Panamazonía en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

En este espacio comparten gobiernos locales y regionales de la Panamazonía y Chaco; sociedad civil empresas y/o academia actuando en innovación, negocios y nuevas economías; asociaciones de productores rurales y dirigentes indígenas; fundaciones y organizaciones interesadas en la promoción de la gestión territorial sostenible.

En el encuentro se busca identificar condiciones mínimas para la sustentabilidad de un territorio. Asimismo contribuir a la construcción de visiones de futuro por medio de un análisis de tendencias e innovación y fomentar nuevas articulaciones de actores involucrados en la gestión territorial sostenible en la cuenca amazónica con actores de otras áreas y biomasa.

En la actividad se presentarán los resultados del “Estudio comparado de modelos de gestión territorial hacia la sustentabilidad”, coordinado por la Asociación Amazónicos por la Amazonía (AMPA) y promovido por la alianza Avina-Skoll.

La región panamazónica afronta en la actualidad una serie de amenazas que revisten una gran complejidad por los posibles impactos que puedan causar, no solamente en temas globales como el cambio climático, sino en la sobrevivencia y bienestar de la población que habita allí.

Según datos de la Red Amazónica de Información Socioambiental Georeferenciada (RAISG), en el período 2000-2010 la superficie boscosa del Bioma Amazónico disminuyó en 4,5% (aprox. 240 mil km2 ).

Los análisis llevados a cabo por RAISG muestran que los grandes proyectos de infraestructura, hidroeléctricas, ganadería, explotación agrícola extensiva, biocombustibles, minería y explotación de hidrocarburos, además de los rápidos y masivos procesos de urbanización que se están llevando a cabo en la Amazonía, amenazan con causar cambios que van más allá del nivel de resiliencia del bioma amazónico, ante lo cual no se tiene certeza sobre sus efectos globales, regionales y locales.

Ante esta situación, en los diferentes países que integran la cuenca amazónica se viene dando un fortalecimiento de los procesos territoriales a nivel de los estados, departamentos, municipios, comarcas, comunas, etc., quienes están asumiendo un papel cada vez más importante en la gestión integral del territorio, incorporando los ejes ambientales, socioculturales, económicos productivos y políticos institucionales.

Propuestas como la de municipios verdes, municipios sostenibles, municipios carbono cero, municipios y estados con pactos de deforestación cero y con compromisos para realizar zonificaciones ecológicas económicas, catastros rurales ambientales, licenciamiento participativo de actividades productivas y extractivas, y compromisos de las comunidades con las empresas y los gobiernos para desarrollar proyectos con el mínimo impacto y con resultados netos positivos en temas como conservación de la biodiversidad o mejoramiento de las condiciones socioeconómicas son cada vez más frecuentes.

“Procesos de articulación de acciones de organizaciones, personas, sus hijos, las autoridades, son posibles. Belén de los Andaquíes en el Caquetá, nos lo demuestra. Estoy seguro que las experiencias amazónicas son muchas más y que si las vemos, veremos su potencia. Esos son los procesos a apoyar y financiar a nivel amazónico porque son ya de escala global”, destacó César Monge, consultor de AMPA para el Estudio de Gestión Territorial.

Igualmente se quiere convocar a los diferentes actores que están al frente de estos procesos para que se comuniquen de manera cercana y establezcan lazos o alianzas que permitan en un futuro conformar redes de actores locales que defiendan y propongan modelos diferentes de intervención en la cuenca amazónica.

Se espera también fomentar debates sobre el futuro de gestión de diversos niveles de territorios en el bioma y generar condiciones para la construcción de visiones compartidas.

 

 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+

Noticias Relacionadas