U$S 8.4 millones invertidos desde la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo, con el apoyo del BID, Coca-Cola y PepsiCo para favorecer la participación de los recicladores de base en las cadenas de valor del reciclaje

 

Fundación Avina y sus aliados entienden que la gestión de los residuos en América Latina no está siendo todo lo efectiva que podría ser. Esto se percibe en la exclusión social e informalidad de los recicladores, en la contaminación medioambiental, en la ausencia de una estandarización y reglamentación para implementar políticas públicas, en la falta de información de mercado y transparencia en la cadena de reciclaje así como en la carencia de una debida coordinación.

Ante esta situación, en 2011 se presentó oficialmente la “Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo”, un programa que busca integrar a los recolectores informales de residuos al mercado del reciclaje. La Iniciativa tiene como objetivo generar un impacto sistémico en la cadena de reciclaje de la región para mejorar la calidad de vida de los recicladores y de sus familias, incrementar la participación del sector privado en el mercado del reciclaje, y obtener un impacto en las políticas públicas.

Esta plataforma de articulación de actores interesados en la gestión de residuos, reciclaje e inclusión social de los recicladores fue diseñada por Fundación Avina, el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) ― miembro del grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ―, tiene la participación de la división de Agua y Saneamiento del BID, The Coca-Cola Foundation y de PepsiCo, y cuenta con el apoyo de Bill & Melinda Gates Foundation. La “Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo” canalizó aportes de sus socios por un total de 8,4 millones de dólares.

15 mil recicladores en Buenos Aires y Bogotá están formalmente incluidos en los sistemas de recolección de residuos, con remuneración por su servicio y con acceso a protección social.

El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio de Colombia, junto al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, expidió la Resolución 0754 en 1994 en la cual se establece la metodología para la formulación, implementación, evaluación, seguimiento, control y actualizaciones de los Planes de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS).

En esta resolución se decreta la obligatoriedad y se generan lineamientos para que todos los municipios de Colombia incorporen programas de inclusión de recicladores y realicen acciones afirmativas a favor de ellos. La normativa también establece la obligatoriedad de los municipios de llevar registros de los recicladores y sus organizaciones, de fomentar su creación, formalización y fortalecimiento; y de brindarles asistencia técnica y financiera

Este logro representa un hito fundamental en el cambio institucional que se está dando en Colombia en el camino hacia la generación de una política pública de alcance nacional que garantice la formalización de los recicladores en la gestión sostenible de residuos. Están dadas todas las condiciones para avanzar en la implementación, y concretar la formalización de los recicladores a escala en un país paradigmático en la lucha de los recicladores por el reconocimiento de su trabajo.

En el caso de Buenos Aires se firmó el primer contrato entre 12 cooperativas de recicladores y el Gobierno de la Ciudad mediante el cual ambas partes toman responsabilidad respecto a la recolección diferenciada de residuos. Así, cada cooperativa tiene una zona asignada donde debe garantizar a los vecinos la recolección diferenciada de residuos. El Estado le brindará al reciclador un uniforme de trabajo, obra social, seguro de accidentes personales y un estímulo económico. El Estado asume el compromiso de garantizar el presupuesto para que cada cooperativa cuente con las herramientas de trabajo, la logística necesaria y un lugar en donde realizar sus operaciones.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+