Almendra chiquitana: una estrategia para el desarrollo de la economía local

 

Bioma logro 232.000 plantas de almendra chiquitana provenientes de semillas seleccionadas fueron sembradas en Bolivia entre noviembre de 2014 y marzo de 2015, en los municipios de Concepción, San Ignacio y Lomerío; otras 30.000 plantas se han producido y están siendo plantadas desde noviembre de 2015.

Este esfuerzo tiene como objetivo incentivar la economía local y la resiliencia ante el cambio climático al incrementar las capacidades de recolección silvestre y transformación primaria de esta almendra en comunidades indígenas chiquitanas y generar un especial impacto en la economía de las mujeres indígenas. La almendra chiquitana se destaca por su relevante contenido de proteínas y minerales.

Además, la reforestación está directamente relacionada con un sistema innovador de producción silvopastoril, que promueve que el ganado vacuno de productores privados y comunales aproveche la pulpa forrajera de los frutos de la almendra –que madura en la época seca– y así generar una simbiosis y cooperación entre privados y comunidades indígenas, quienes se benefician de su recolección para complementar sus economías familiares. Este resultado ya es una política pública que también articuló a actores de gobierno nacional y local, juntamente con organizaciones sociales y empresas privadas.

Esta iniciativa de reforestación es la mayor que se ha emprendido hasta la fecha en la región de la Chiquitanía y la dimensión alcanzada ha impulsado los procesos de selección y mejoramiento genético para incrementar la calidad y rendimiento de este valioso alimento.

Este es el resultado y escalamiento de la alianza entre Fundación para la Conservación del Bosque Seco Chiquitano, la Asociación de Grupos Mancomunados de Trabajo MINGA,  el Fondo Nacional de Plantaciones Forestales (FONABOSQUE), comunidades indígenas chiquitanas y muchas otras organizaciones de cooperación y privados que también se han sumado a la causa. Se beneficiaron 31 comunidades indígenas chiquitanas en Bolivia con un total de superficie superior a las 600 hectáreas, incluyendo la proyección para el período 2015-2016 que se encuentra en plena ejecución.

Aliados en este resultado: Skoll Foundation, Fundación para la Conservación del Bosque Seco Chiquitano, Asociación de Grupos Mancomunados de Trabajo MINGA Fondo Nacional de Plantaciones Forestales (FONABOSQUE)

Países que impacta: Bolivia

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+