Citi, Fundación Avina y Fundación La Nación entregaron el Premio al Microemprendedor, que este año cumplió su 3ra edición e incorporaron al certamen un nuevo reconocimiento: el Premio a las Instituciones de Microfinanzas, que tiene como objetivo distinguir a la mejor idea innovadora propuesta por una institución que pueda ser implementada para optimizar diferentes gestiones.

En el flamante premio a las instituciones resultó ganadora la asociación civil Nuestras Huellas que trabaja con el Programa de Bancos Comunales que articula crédito y ahorro autogestionado por grupos de mujeres microemprendedoras. Esta asociación no contaba con una herramienta informática diseñada para dicha gestión, por lo que la innovación premiada consiste en la adaptación, desarrollo de funcionalidades, implementación y  difusión de un software libre para finanzas solidarias.

El Jurado de Premiación estuvo integrado por Gastón Wright, Womanity Foundation; Ana Estenssoro, Directora del ENI, Universidad Torcuato Di Tella; Silvia Stang, periodista del Diario La Nación; Carlos Calandra, de Citi Argentina; Pablo Vagliente, Responsable Nacional de Fundación Avina Argentina y Norberto Frigerio, Director de Relaciones Institucionales de La Nación.
En cuanto al Premio al Microemprendedor, en su tercera edición el certamen recibió las iniciativas de 189 microemprendedores de 12 provincias, a través de 25 instituciones. De ellos, siete microemprendedores resultaron ganadores por destacarse en la sostenibilidad de su emprendimiento, el impacto multiplicador -es decir la mejora de la calidad de vida del emprendedor y su familia y su comunidad- y el cuidado del medio ambiente.

Cabe mencionar que las bases del certamen prevén que los ganadores de premios en efectivo utilicen por lo menos el 50% para invertir en el desarrollo de sus proyectos. En tanto, los asesores de crédito de los ganadores de premios recibieron una tablet cada uno.

 

MICROEMPRENDEDOR DEL AÑO
Lucila Villalba es chaqueña, actualmente vive en Rosario, Santa Fe. Su familia está integrada por su marido, seis hijos y siete nietos. El Galpón de los sueños, nombre de su emprendimiento, pertenece a la economía social y solidaria. Está dedicado a la compra, procesamiento, acopio y venta de diversos materiales provenientes de Residuos Sólidos Urbanos (vidrio, plásticos, nylon y cartón). Lucila comenta que: “Los actuales emprendedores que trabajamos en El Galpón fuimos recolectores anteriormente; de esta manera, nuestro emprendimiento constituyó en sí mismo un salto cualitativo en nuestra realidad: por un lado, trabajar en un espacio cerrado nos permite desempeñar nuestras actividades en mejores condiciones sanitarias, y más allá de las circunstancias climáticas. Por otro lado, mejoraron notablemente nuestros ingresos, ya que manejamos mayor volumen de materiales. Otro aspecto importante es la autonomía que tenemos: al no tener patrón nos organizamos nosotros mismos, y con ello podemos trabajar las mujeres de nuestra familia, ya que concurrimos al lugar con nuestros hijos. Finalmente la experiencia de habernos animado a emprender nuestro propio proyecto económico nos permitió crecer personalmente a cada uno en nuestras capacidades, y a desarrollar algunas que no teníamos; ejemplo de ello es el aprendizaje en administración que venimos desarrollando, necesario para continuar creciendo”. Lucila tiene su crédito con Asociación Civil Grupo Obispo Angelelli y es la ganadora del Premio “Microemprendedor del Año”.