A pesar que los países centroamericanos cuentan con oficinas consulares en México estos han carecido de herramientas, conocimiento y cercanía entre sí para desarrollar acciones conjuntas, situación que se complica si se toma en cuenta que tradicionalmente las cancillerías y consulados concentran su política en la agenda comercial y las relaciones políticas con Estados Unidos y México.
Fundación Avina a través de la Alianza para las Migraciones en Centroamérica y México CAMMINA aportó recursos para la implementación de este proyecto y facilitar la creación de espacios de coordinación y cooperación en defensa de los derechos de las personas migrantes.

Tras un largo esfuerzo de sensibilización y convocatoria, el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) lleva a cabo un proceso de formación para el “Fortalecimiento de capacidades para Cancillerías Centroamericanas”, en materia de protección de derechos humanos de las personas migrantes. Estos procesos se llevaron a cabo en los ministerios de Relaciones Exteriores de El Salvador, Honduras y Guatemala.

En los primeros talleres, se contó con la participación de al menos cien colaboradores de las oficinas consulares, viceministros y autoridades locales de alto nivel y de las principales organizaciones de la sociedad civil.

Con la activa participación de los funcionarios, se logró avanzar en uno de los objetivos centrales de proyecto: que la protección consular —particularmente de personas migrantes— se posicione como uno de los pilares fundamentales de las políticas externas a nivel regional, fortaleciendo espacios de cooperación y coordinación entre países centroamericanos para el respeto, defensa y protección de los derechos humanos de las personas migrantes en América Central y del Norte.

Este proyecto sigue adelante con otros procesos de formación y construcción de articulaciones para garantizar los derechos humanos de los migrantes en que se mueven en la región en busca de mejores condiciones de vida.