(haga click en la infografia para desplegarla a tamaño completo)

Precios altos y volátiles, regulación insuficiente, desacuerdos sobre la composición de la matriz energética, judicialización, conflictos socioambientales y estancamiento en la aprobación de proyectos de inversión,  son algunos de las problemáticas que hoy aquejan al desarrollo energético-eléctrico chileno.

Por el momento, la matriz de generación de energía en Chile indica que el 45% de lo que genera el SIC (Sistema Interconectado Central), principal sistema que abastece de energía a aproximadamente el 93% de la población, corresponde a fuentes hidroeléctricas y por su parte, el SING (Sistema Interconectado del Norte Grande), segundo sistema de generación y transmisión eléctrica en importancia, muestra que el 52% se basa en carbón.

La situación del sector y la matriz energética actual basada en fuentes de alto impacto ambiental, sumadas a las elecciones presidenciales del mes de noviembre, hacen necesarias conversaciones profundas para delinear un futuro energético sostenible.

Son conversaciones que requieren de una metodología de diálogo entre actores diversos basada en la modelación de escenarios energéticos que permitan arribar a las convergencias y consensos mínimos que puedan transformarse en futuras políticas públicas.  Escenarios Energéticos-Chile 2030 es una plataforma de diálogo transversal y multisectorial impulsada por una alianza de organizaciones, donde participan la Asociación de Empresas Eléctricas AG, el Programa Chile Sustentable, la Asociación de Generadores de Chile AG, la Fundación Chile, la Asociación de Energías Renovables de Chile (ACERA), la Fundación Avina y la Fundación Futuro Latinoamericano (FFLA). Nace como una apuesta multisectorial en respuesta al vacío de política energética que atraviesa Chile, que viene generando, entre otras consecuencias, una creciente oposición ciudadana a proyectos energéticos de alto impacto ambiental y social. Ejemplo de ello es el mega-proyecto HidroAysén, que generó masivas manifestaciones callejeras en todo el país y un alto porcentaje de rechazo social, pero que pese a ello ha obtenido todas sus autorizaciones ambientales para su eventual construcción.

Escenarios Energéticos-Chile 2030, conformada por un Comité Ejecutivo, un Comité Técnico y un Comité Consultivo, se lanzó en el año 2009 a partir de la invitación cursada a cinco organizaciones (Programa Chile Sustentable, Ecosistemas, las universidades Adolfo Ibañez y Técnica Federico Santa María y la empresa Mainstream Renewable Power) para que plantearan, desde sus diversas miradas, los escenarios energéticos posibles para lograr el autoabastecimiento de energía eléctrica. La construcción de estos escenarios se desarrolló en base a una metodología consensuada, que se convirtió en la “regla de juego” de este ejercicio sin precedentes en Latinoamérica. El proceso de discusión participativo posterior duró un año e incluyó talleres temáticos, una encuesta de opinión y un seminario con los candidatos presidenciales de ese entonces. De ese proceso nació una primera publicación que fue la base para que  luego en el año 2011, se iniciara una nueva fase de modelación de cuatro escenarios energéticos para su formulación y análisis. (Descargue publicación aquí)


(haga click en la infografia para desplegarla a tamaño completo)

Así dos años después y durante Julio 2013, Escenarios Energéticos lanzó “Visiones y temas clave para la matriz eléctrica,” documento que da cuenta de los principales resultados de una nueva fase de construcción, evaluación y discusión de escenarios y de políticas públicas y otros temas relevantes para la matriz eléctrica chilena al año 2030. (disponible  aquí)

La reacción contra el proyecto HidroAysén es en parte resultado de un proceso donde la ciudadanía cuestiona fuertemente la transparencia, la participación, las relaciones de poder entre los actores e interesados directos y la rendición de cuentas. Frente a ese contexto, esta iniciativa busca generar conversaciones entre los diversos actores, incluyendo al sector político y a la ciudadanía, para lograr mayor eficiencia en la aprobación de proyectos energéticos que apunten al desarrollo sostenible sin que este sea a costas del medio ambiente, las tradiciones locales y la voluntad de la población.

Por otro lado, ha habido avances parciales por parte del gobierno para tratar de establecer una política energética nacional. La Estrategia Nacional de Energía 2012-2030, formulada por el gobierno de Sebastián Piñera, tuvo como finalidad adoptar una posición clara con respecto del desarrollo futuro de la matriz energética, junto con las principales orientaciones y medidas para su materialización. Es un documento de trabajo que prioriza las materias que deberán discutirse y avanzar en los próximos años con el objetivo de superar los enormes desafíos que plantea la demanda de energía. Sin embargo, sólo quedó en la declaración y muchas de las acciones comprometidas por esta estrategia aún no han sido implementadas o se enfrentaron a diversas dificultades que todavía no han sido superadas. Los seis pilares que se asumen como orientación programática considera algunos de los temas abordados por la Plataforma de Escenarios Energéticos, como por ejemplo, eficiencia energética o energías renovables no convencionales. Sin embargo esto está lejos de ser la política energética que el desarrollo de Chile necesita. (Ver documento completo aquí)

En su momento también, el gobierno convocó a la creación de la Comisión Asesora para el Desarrollo Eléctrico (CADE) con el objetivo de avanzar en la formulación de una propuesta energética. Sin embargo, aún queda camino por recorrer para lograr una buena gobernanza del sector respecto al uso de sus fuentes y los posibles impactos económicos, ambientales y sociales. Por ejemplo, en reacción a la CADE, la ciudadanía creo una instancia paralela, la Comisión Ciudadana-Técnica-Parlamentaria para la Política y Matriz Energética (CCTP). Diego Luna Quevedo (representante en Chile de Fundación Futuro Latinoamericano y miembro del Comité Ejecutivo) explica que la CCTP nació en su momento porque el trabajo de la CADE “no contempló proceso alguno de participación ciudadana, ni discusiones y/o consensos territoriales ampliados, lo cual le restó toda legitimidad para el diseño del futuro energético en un sistema democrático, augurando la mantención de los lineamientos vigentes hasta ahora, donde el mercado regula el desarrollo energético-eléctrico de Chile”.  La no gobernanza resulta muchas veces en el estancamiento de proyectos y de políticas públicas porque los actores clave no participan directamente en la construcción de determinadas estrategias.

Energía Presidencial y los candidatos

Siendo este 2013 un año condicionado por la elección presidencial en Chile para el período 2014-2018, Escenarios Energéticos Chile-2030 está implementando la iniciativa “Energía Presidencial”, espacio de trabajo y discusión con los candidatos presidenciales, que busca fortalecer el diálogo de ideas y sus propuestas programáticas en materia de política energética, a través de un trabajo de identificación, discusión y debate de los contenidos mínimos y temas neurálgicos que deben ser atendidos en los programas y propuestas de los presidenciables para avanzar en materia energética. Este proceso busca enriquecer las propuestas programáticas de los candidatos, identificar visiones comunes, grandes diferencias y otorgar a la ciudadanía elementos para facilitar la rendición de cuentas. Con este marco, los expertos programáticos en el tema energético de cada candidato, presentarán sus respectivas propuestas en un foro final el día 3 de octubre. El mismo será transmitido en vivo por CNN Chile.

Como parte de los resultados de la iniciativa “Energía Presidencial”, se generará una publicación que contenga las propuestas energéticas comparadas de los diversos candidatos – promoviendo transparencia y acceso a información – que se convertirá en una herramienta de seguimiento ciudadano a la implementación de las propuestas energéticas comprometidas por el futuro Presidente de Chile.

En conclusión, el futuro energético de Chile es tanto una cuestión técnica como lo es de buena gobernanza. Resulta ineludible la necesidad de que el Gobierno lidere un proceso de diálogo inclusivo, transparente, participativo, basado en consensos mínimos donde se trasparenten las opciones y los costos ambientales y económicos de cada una de ellas. Solo debatiendo de manera abierta e incluyendo a los actores clave en este proceso se logrará que los tomadores de decisión validen la estrategia necesaria para caminar hacia una política energética concertada que genere un mejor entorno para la democracia, el desarrollo de Chile y la equidad social.

Para más información, escribir a: incontext@avina.net

Envío N° 9

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported

Fuentes

Aviso legal: El contenido de este informe no representa la posición institucional de la Fundación Avina sobre los temas abordados. Cuando sea necesario explicitar posiciones institucionales de la Fundación Avina, se las identificará expresamente junto a la fuente correspondiente.