La presencia de Avina en el terreno resulta esencial para nuestra estrategia de transformación continental.

Nuestro modelo operativo busca asegurar agilidad en la toma de decisiones, eficacia en la gestión, coherencia estratégica, acertado análisis de contexto sociopolítico y coordinación eficiente de las acciones para agregar valor a las iniciativas priorizadas por la institución en 21 países latinoamericanos. Nuestra base operativa tiene tres pilares: la presencia distribuida, los equipos autónomos y la dirección alineada.

Presencia distribuida. Avina tiene equipos locales presentes en 15 países. Cada miembro de los equipos conoce bien el país con sus atributos y complejidades. Avina trabaja siempre a través de alianzas y por tanto reconocemos la importancia de estar cerca de los actores y organizaciones en la línea frontal de los retos de desarrollo en cada país. Para maximizar la distribución de nuestros 100 colaboradores en la región, trabajamos de forma virtual, sobre una base de 14 entidades legales, múltiples oficinas y salas de trabajo. La coordinación entre equipos, culturas, idiomas, entidades, monedas y países se maneja con eficiencia gracias a sistemas tecnológicos robustos y protocolos gerenciales claros y consistentes. Además, poseemos iniciativas en otros 6 países a los cuales llegamos a través de nuestra extensa red de aliados.


Equipos autónomos. Avina es una organización internacional, que tiene estrategias regionales que se implementan de forma coordinada en varios países. Esta coordinación requiere de colaboradores que son al mismo tiempo locales y miembros de equipos internacionales. Para maximizar la eficiencia y flexibilidad de estos equipos, ellos operan de forma autónoma dentro de un marco común de políticas y prácticas. La mayoría de los colaboradores de Avina forma parte de más de un equipo y hay una rotación periódica de responsabilidades para responder a demandas externas cambiantes y las necesidades de crecimiento profesional.

Dirección alineada. El alineamiento entre equipos, áreas y estrategias en la región también exige una dirección institucional ágil y colegiada. El director ejecutivo de Avina lidera un equipo ejecutivo de seis directores que garantizan la integridad de las operaciones de Avina en toda América Latina.