Guatemala: Abren oportunidades para la inclusión laboral de personas migrantes retornadas

 

10 de septiembre de 2019. En Guatemala, 75 migrantes retornados recibieron el martes una certificación en competencias laborales que validan la experiencia adquirida en el exterior en el campo de la construcción (62) y gastronomía (13).

Este resultado se da gracias al «Proyecto Piloto de Inclusión Laboral de migrantes retornados a Guatemala» cuyo objetivo es facilitar la vinculación laboral de estas personas a través de la certificación de las competencias laborales adquiridas por la población migrante en los Estados Unidos en los sectores de construcción y gastronomía.

La iniciativa es impulsada por Fundación Avina a través de su Programa Regional de Migraciones, la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico -Swisscontact- y el Instituto Técnico de Capacitación y Productividad -INTECAP-

Para esto se establecieron diferentes acciones de colaboración y coordinación interinstitucional entre el sector público, privado y sociedad civil, donde participan además otros aliados estratégicos como la Asociación de Retornados Guatemaltecos (ARG), la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC) y el Programa Valentina.

Un aspecto relevante es la participación directa de los beneficiarios del proyecto, desde la selección, evaluación y reinserción. Además, dentro del pilotaje, se resaltan los componentes del fortalecimiento de competencias técnicas (cierre de brechas y reevaluación) orientación y sensibilización para la inclusión, entre otros.

Cada año miles de personas migran por diversas razones, principalmente en busca de oportunidades laborales, la realidad es que cada año el país recibe un gran número de migrantes retornados. De acuerdo con cifras oficiales, al 27 de agosto se reportan 36,770 guatemaltecos retornados vía aérea y por vía terrestre 32,775.

“Al menos dos tercios de la población retornada logra desarrollar competencias laborales en su experiencia como migrante y el 65% de la población trae destrezas y habilidades en las áreas de construcción y gastronomía. Con este plan piloto queremos contribuir a disminuirles la brecha para encontrar un trabajo decente, ya que, para el mercado laboral, una certificación de competencias respaldada por el INTECAP y la Cámara Guatemalteca de la Construcción, es muy apreciado y puede ser abrirles las puertas hacia nuevas oportunidades en su propio país”, indicó Cynthia Loría, Responsable de la Fundación Avina en Guatemala.

 ¿Cómo funcionó el plan piloto de inserción laboral?

El proyecto piloto inicia con el contacto con las personas retornadas en la salida de la Fuerza Aérea Guatemalteca, está función estuvo a cargo de la ARG, quien tiene la labor estratégica de identificar y seleccionar guatemaltecos retornados con al menos dos años experiencia en las áreas de construcción y gastronomía y que voluntariamente deseen ser parte del proyecto. Ciento veinte personas iniciaron el proceso, de los cuales 75 personas reciben el día de hoy su certificado de competencia: 62 en construcción con especialidad en instalación de tabla de yeso, cielo falso y reticulado y 13 en gastronomía.

 “INTECAP sabe la importancia que las personas tengan certificaciones que avalen sus conocimientos, este plan piloto es una ventana de oportunidad para que los migrantes retornados puedan tener acceso a un documento que certifique sus competencias en construcción y gastronomía. Iniciamos con dos normas, pero esperamos se puedan desarrollar muchas más”, indicó Arnaldo Alvarado, Gerente del INTECAP.

 “Con este proyecto donde nos aliamos con actores estratégicos como Fundación Avina, INTECAP, la CGC, la ARG, Programa Valentina y otros, materializamos la oportunidad de que las personas migrantes retornadas cuenten con un documento que avale su conocimiento adquirido en su experiencia laboral fuera del país”, comentó Saúl Díaz, Codirector Regional de Swisscontact.

Dentro del Proyecto piloto de inclusión laboral se incluye un componente para fortalecer las habilidades blandas de las personas retornadas a cargo del Programa Valentina. Este incluye pruebas psicológicas, evaluación de indicadores de empleabilidad, acceso a cursos en línea, entrenamiento para tener una entrevista laboral con éxito, elaboración de hoja de vida, apoyo con los trámites de documentación personal y contacto con potenciales empleadores.

 “Dentro de los beneficiarios también se identifican personas retornadas con perfil empresarial, quienes son becadas para que participen en el Programa de Emprendimiento con Génesis Empresarial. Si después de completar satisfactoriamente el proceso de capacitación que dura 2 meses y su modelo de negocio resulta viable, pueden optar por un crédito que es respaldado por un Fondo de Garantías creado por Fundación Avina y Génesis Empresarial con el fin de apoyarlos a concretar un negocio que se sustenta también con la experiencia adquirida en el exterior. Con estos ejemplos, queremos visibilizar que la población de retorno puede ser una oportunidad, si existe voluntad y colaboración de los diversos sectores para generar condiciones para su inclusión”, concluyó Loría.