Posicionamiento de Avina en la Tercera Sesión de Negociaciones para un Tratado Global sobre Plásticos

Fundación Avina está participando, como uno de los observadores acreditados, en la tercera sesión (INC3) de negociación hacia la creación de un Tratado Global para poner fin la contaminación plástica. 

Este 18 de noviembre, Avina presentó sus propuestas, ante el Grupo de América Latina y Caribe, GRULAC, que participa en la sesión. 

Reconocemos y agradecemos el énfasis que los diversos países de GRULAC han expresado en los diferentes escenarios de INC3 (plenarias, grupos de contacto, etc.) para promover que el documento inicial contemple en varias secciones a los recicladores de base y la importancia de su rol para una gestión segura y respetuosa con el medio ambiente de los plásticos y otros materiales, así como el reconocimiento de que América Latina promueve el fortalecimiento de sistemas de reciclaje inclusivo y el aporte que estos tienen al desarrollo de modelos de Economía Circular en nuestra región. 

Durante los espacios en los que hemos podido intervenir, basados en la experiencia que nos deja más de 20 años trabajando en la región y ahora en el sur global, queremos ser insistentes en: 

  1. Estamos de acuerdos con una gestión de residuos de forma segura y respetuosa con el medio ambiente, pero también inclusiva que fortalezca capacidades e inversiones para que el eslabón más débil de la cadena no quede excluido, así como le necesidad de otorgar un pago por el servicio prestado (gestión de materiales aprovechables o valorizables);
  2. Es necesario promover sistemas de REP (Responsabilidad Extendida del Productor) que prioricen una inclusión de recicladores en la gestión (acceso cierto y seguro al material), trazabilidad y transparencia en los datos (fortaleciendo la implementación del acuerdo de Escazú) y atención primaria en los lugares donde es muy compleja realizar una logística de reversa y no solo un enfoque en ciudades principales;
  3. Una transición justa que diferencie a los recicladores de base y ponga el valor de triple impacto que representa su trabajo en los sistemas de Reciclaje Inclusivo;
  4. El mecanismo de Financiamiento debe tener en cuenta: i) colocar reglas claras para evitar especulación del mercado, así como mecanismos que garanticen que exista un porcentaje máximo invertido en temas de administración de los recursos, garantizando que la mayor parte de los recursos realmente sean invertidos en acciones para lograr las metas propuestas; ii) plazos adecuados para implementar acuerdos VS el acceso y obtención de recursos; iii) permitir el acceso directo a recursos para recicladores de base; como ejemplo: a)existen varias organizaciones de recicladores de primer y segundo nivel de ALC que se han fortalecido para gestionar de forma directa sus recursos, y b) por otro lado, existen organizaciones como ARB (Asociación de Recicladores de Bogotá) en Colombia que han demostrado la capacidad para asumir recursos reembolsables de gran envergadura (US$496000) para mejorar su infraestructura, acceso a tecnología y fortalecimiento de su modelo de negocio (agregando valor al material que recolectan); estas son condiciones y oportunidades que queremos que más organizaciones de recicladores obtengan; sin embargo, es necesario resaltar que esto fue posible gracias al fortalecimiento de capacidades, pero también al pago tarifario que reciben los recicladores en este país.
  5. Debe haber un cambio de paradigma sobre el impacto positivo que tiene en la mitigación al cambio climático el trabajo que realizan los recicladores, como un dato relevante queremos aportar que nuestra herramienta de medición de huella de carbono, desarrollada en alianza con la Universidad de San Martin (Argentina) y asesorados por Laura Dawidowski, fue aplicada en 6 organizaciones de recicladores de 6 países de la región (Chile, Argentina, Bolivia, Colombia, Perú y Ecuador) para con criterios científicos “colocar un número” (poner en valor numérico) al trabajo de los recicladores en la agenda climática y esto nos permitió evidenciar que:
  6. La organización que más evita emisiones lo hace en una relación de 1:627, es decir, por cada tonelada de co2 equivalente que emite, evita 627. La productividad, aquí es un factor clave (volúmenes grandes de materiales recuperados).
  7. La segunda organización con una recuperación de materiales muchísimo menor, tuvo una relación es 1:360 y esto se debe a lo que hemos denominado tracción a sangre: animal y humana; es decir, a logística se carga en los hombros.

Aunque en ambos casos es positivo el impacto que generan estas dos organizaciones frente a la mitigación de cambio climático, es necesario que nos hagamos la siguiente pregunta: ¿buscamos simplemente un número o un indicadore (KPI) para evaluar el impacto o la eficiencia de una herramienta, tecnología o política pública?; sin importar que esto represente que los más vulnerables subsidien con su salud, su economía e incluso su dignidad el costo de estos resultados. 

Es aquí dónde poner en valor el trabajo de los recicladores en condiciones sanas y de dignidad es esencial, y para esto definiciones claras sobre transición justa para recicladores de base e indicadores que incentiven el aumento de recuperación de toneladas, pero no de cualquier tonelada, de *toneladas justas recuperadas toman mayor relevancia en el presente tratados, el cual tiene la capacidad de marcar un hito, de generar reglas de juego que permitan mejores condiciones y esfuerzos alineados del sector público y privado 

*Toneladas justas: Una tonelada justa es aquella que se recupera a través del trabajo de los recicladores organizados en condiciones dignas.